Dios ES…., junto a ti

Dios es… junto a ti.

Me escribe comentando: ─Hoy por la mañana me ha llegado un whatsapp que decía: Dios está junto a ti, unas veces es luz, otras es sombra. Se lo he pasado a mi amiga, una persona lúcida y transparente, con alma limpia que me ha respondido lo siguiente: ─Nunca pensé que Dios pudiese ser sombra. No lo encajo. Que yo esté en la sombra y Él me acompañe…, eso sí.

Y continua mi buena amiga: ─A mí también me cuesta entenderlo, salvo que se refiera al silencio de Dios, a los momentos de aridez espiritual, …., no sé…, le voy a preguntar al sacerdote que lo envió.barca.verellen

No voy a analizar la frase porque se presta a múltiples interpretaciones. Pero sí me da pie para reflexionar sobre el concepto de Dios que cada uno de nosotros nos hemos formado.

A Dios no se le entiende nunca. Dios es indefinible. No tengo nada contra los catecismos que estudiábamos de memoria y nos daban una perfecta definición de Dios, con la que nos quedaba en la mente una idea precisa, concisa…, que, por supuesto…, no es Dios.

Dios es indefinible, Dios es Sombra y Luz, es Noche y Día, es Mañana y Tarde…., a  Dios no se le puede abarcar con conceptos…, lo intento comprender un poco más cada día. La idea que pueda tener de Dios está siempre abierta, viva, es inagotable, fuente de la que cada día bebo y de la que, cada instante que pasa, más agua brota….

Tiemblo ante la persona que encierra a Dios en un concepto cerrado y lo define con certeza y aplomo. Ese individuo es capaz de dejarse matar por Dios, pero, muchas veces, también de matar en nombre de Dios. En ocasiones con cuchillos o armas; otras con palabras, gestos y odios…

Todavía sangra mi corazón de seminarista, niño de unos once años, cuando un sacerdote, que nos guiaba por las calles de Orense, nos contaba que cuando él era seminarista de nuestra edad pasaban por delante de un templo evangélico y aprovechaban para  tirarle piedras a los cristales. Los sacerdotes que les acompañaban en aquel entonces, miraban para otro lado, apoyando tácitamente la salvajada de los niños.

Lo que sí parece claro es que, como dice la frase del comienzo, Dios  está junto a ti. El nunca anda lejos, sino todo lo contrario, siempre es cercano.

Y cuándo violan a un niño, maltratan a un anciano…, ¿dónde está…?─me preguntaba compungida una chica joven.

Y en ese momento Dios está más cerca que nunca de esa persona doliente, quizás más escondido que nunca, como en la cruz de Cristo, pero está (ES).

Dios no solo está, Dios ES. No podremos definirlo pero sabemos que está, (ES) siempre a nuestro lado.

Gumersindo Meiriño Fernández

Puede esuchar este audio y otros en:

Canal Dr. Gumersindo Meiriño Fernández

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Anuncios