El santo que me llevó a América (Sebastián de Aparicio)

El santo que me llevó a América

(Sebastián de Aparicio)

Cuando estaba en la parroquia de Virasoro (Argentina) me acerqué al negocio donde encargábamos cada semana las fotocopias. Nunca había ido personalmente. Era la primera vez. Mientras esperaba el turno observé, que en la estantería situada en frente al mostrador, colgaba una pequeña estampa de un santo franciscano. No presté mucha atención, hasta que, me pareció ver la imagen de Aparicio, Beato de la orden de los franciscanos. O mi vista me fallaba o parecía que me miraba. Entonces me fijé y, sí, era realmente una estampita de del Beato. Pregunté quién era aquel santo. La dueña, una señora de mediana edad, me miró sorprendida y reconoció: “La verdad es que no se qué santo será pero seguro que se le olvidó a alguien entre los papeles cuando vino a hacer fotocopias Al ver que era un santo lo pusimos ahí para proteger el negocio”. La sra me acercó la estampa y, efectivamente, era una de las habíamos hecho en Galicia en la parroquia donde nació Aparicio. Era inconfundible porque en la parte de atrás estaba la oración que personalmente había escrito para que rezaran. La sra entendió quién era el dueño de la estampita y me la quiso devolver. Contesté: “No, señora quédesela será una buena protección para su negocio”.

Esta casualidad, ahora que vivo en América, me ha hecho recordar un pequeño detalle. La primera vez que volé rumbo a Sudamérica fue motivado por Aparicio. Corría el año 2000. El mundo vivía en torno al nacimiento de un nuevo milenio. Y A Gudiña, en torno al centenario de su hijo más sublime y famoso: Sebastián de Aparicio. Nacido en este pueblo, en el año 1502 y fallecido en Puebla de los Ángeles en el 1600, con fama de ser un santo muy milagrero e impulsor de las rutas mexicanas. Se celebraba el cuarto centenario de su muerte. Así surgió la visita a la tierra donde se conserva la urna con sus restos, expuestos al público en el Convento franciscano de la Ciudad de los Ángeles, en México. Un grupo de vecinos, nacidos en el pueblo de A Gudiña, que habían soñado con esta posibilidad desde su infancia se subieron, casi todos por primera vez, a un avión para ver a su paisano.

En aquel avión, sonriente, siempre con una palabra amable en la boca y de buen humor nos acompañó el padre Isorna. Así viajé a Sudamérica por primera vez y, de forma insospechada se convirtió en mi nuevo hogar.

Al poco tiempo pensé que la providencia me guiaba por caminos distintos a los del beato y que éste quedaba en el pasado. Primero me instalé en Ecuador luego en Argentina. Aquí Sebastián regresó al presente. No sé cómo ni porqué un buen día comentando las circunstancias de mi vida, María, mi esposa, comentó, “eso tendrías que escribirlo”. Y otro día “y qué bueno si lo hicieras con el P. Isorna”. A la vuelta del primer viaje a México, en el año dos mil, nos pidieron al P. Isorna y al que escribe, la introducción para un libro facsímil de la vida del beato.

A la vuelta de los años, Isorna y Meiriño escriben un libro, De empresario a santo, que se presenta en la Feria Internacional del libro de Buenos Aires, sobre Sebastián de Aparicio: el santo que me llevó a América.

Y la sopa …., con cuchara.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

Anuncios

Presentación del libro De empresario a Santo. Feria del libro de Buenos Aires

Presenta,
en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, 

la más grande de su tipo en el mundo de habla hispana.
Lugar de encuentro entre autores, editores, libreros,  distribuidores, educadores,
bibliotecarios, científicos artistas de todo el mundo y más de 1.200.000 lectores.

SÁBADO 2  DE MAYO 2009

Se presentan en conferencia de prensa en pabellón Ocre.
los autores:


Gumersindo Meiriño

DE EMPRESARIO A SANTO:

Escrito por el Dr. Gumersindo Meiriño y el Padre franciscano Fray José Isorna, el cual responderá a la entrevista desde Santiago de Compostela. España

María Benetti Meiriño

 

DIOS Y LA MEDITACIÓN TRASCENDENTAL.

Libro sobre Meditación, siguiendo el Programa de Camino a lo Sagrado, escrito por la Maestra Zen, María Benetti Meiriño


tapa-aparicioweb

tapadios-meditacion

LA FIRMA DE LOS LIBROS

se realiza  días 2 al 6 de mayo 20 hs

Pabellón Amarillo
Stand  XUNTA DE GALICIA
Calle 12, Stand: 1710

 

 

Más información, haga clik en el enlace de la Editorial:

http://www.editorialdeorienteaoccidente.com/

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Sin perder de vista. Sebastián de Aparicio

San Sebastián de Aparicio

San Sebastián de Aparicio

Sin perder de vista

Distintos avatares de mi vida personal hizo que me encontrara varias veces con un personaje singular, llamado Sebastián de Aparicio.

Después de hacer mis estudios en la Universidad de Navarra, mi primer destino fue la Gudiña. No tenía una idea más que de haber pasado por allí en el autobús o en el tren que me llevaba destino a la Universidad o de vuelta destino a mi casa.

Recuerdo muy bien que en la Clínica Universitaria acudí a la oficina de información para pedir una lista telefónica y mirar cuántos habitantes podría tener la Gudiña. Eran tiempos aquellos en los que no había Internet había que usar otros recursos.

Allí en la Gudiña fue donde hice amistad con Aparicio.

Al principio me pareció un poquito exagerado todo lo que se decía en el pueblo de él. Pero al ir, poco a poco, conociéndolo y tratándolo descubrí que era todo un personaje digno de prestarle atención.

De la multitud de anécdotas que se cuentan de él, me quedaría con una en la que dicen que su máxima era: “no perder de vista a Dios”

Eso si que es todo un programa de vida resumido en una pequeña frase que es todo un océano de sabiduría.

Si comes, no perder de vista a Dios. Si juegas no perder de vista a Dios, si trabajas no perder de vista a Dios. Si bailas no perder de vista a Dios. Si cantas no perder de vista a Dios. Era lo mismo que decía Pablo de Tarso,” ya comáis, ya bebáis hacedlo todo para gloria de Dios”.

Y además no me extraña que Sebaschao de Aparicio le sirviera en su vida como máxima porque sus peripecias son muchas y múltiples. Tantas que seguro que tuvo más de una ocasión para perder de vista muchas cosas.

Fue emigrante en la provincia de Orense y en varias de las provincias españolas. Reciente el descubrimiento de América se embarcó para México.

Se instaló en Puebla de los Ángeles, también conocida como la Ciudad de los Ángeles. Allí fue primer agricultor, luego ganadero luego construyó carretas. Luego se dedicó a construir los caminos que cruzaban buena parte de México. Más tarde volvió a ser ganadero y levantó el primer asilo para ancianos y necesitados. Luego donó todas sus riquezas y se hizo donado del as hermanas de Santa Clara y luego fraile franciscano. No sin antes haberse casado dos veces y dos veces enviudado.

Después de todos estos avatares dignos de la mejor película de Hollywood, murió a los noventa y ocho años de edad, eso sí, “sin perder nunca de vista a Dios”.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

Santiago “matamoros”

Santiago “matamoros”

I respect very much the story of my land, with its successes are many and that its rulings are less. But looking at my land and the Galician employer Santiago Apostol I can not quit with a little surprise.

When reading the Gospel there is an episode that reflects very well what it was like the heart of Jesus and how his followers were wanted. The apostles went to a village of Samaritans. It is known that these were enemies of the Jewish cause, does not like?, Religious and were not received. Then James and John told the Master, ‘Lord, do you want us to say that fire down from heaven and consume? “But he rebuked the turning.”

Seeing many churches of my land Galician, with the magnificent Cathedral presided over by Santiago Apostle uploaded the horse with a sword in his hand this Santiago recalls that he wanted to reprimand the Samaritans with fire from heaven. Many other churches of Spain, especially on the road to Santiago are irrigated by the same image, and in many places of americas, we saw Santiago uploaded to the horse and the sword in his hand killing Moors.

Also Pedro Empuaan the sword to defend the Master in the Garden of Gethsemane and cut off the ear of Malchus, one of the servants of the High Priest. And Jesus said to Peter, “” Return your sword to your site, because all wielding sword, a sword will perish. Or I think I can not ask my Father, which would point at my disposal more than twelve legions of angels? “.

The figure of Santiago killing Moors does not seem the most appropriate to a Christian vision of life or to preside over a temple in which we talk about peace. An apostle of the risen Jesus is a messenger of peace and non-wielding weapons, nor swords. A follower of Jesus is the one that is capable of putting the other cheek. Or what the Gospel take seriously or not but we do not maul to espadazos.

It is true that history has left a historical reality of patent battles and conquests between Moors and Christians, but it is high time that purifies the historical memory in the holy and sacred places where the only message should be that of peace and not of violence and the sword, nor the memories of battles won.

The churches are not museums of past events that have nothing to do with the message of Jesus. Or, what preach from the pulpit priests and bishops? If not what?.? We say in the pulpit forgiveness, peace, fraternity and raise the light and look at one of the apostles of peace with sword, How is that? Is it not hypocritical? Is this not hypocrisy what most bothered to master?

Take, if they want, “Santiago Matamoros” and his horse to museums such as respect for a story improved. And take all of the churches is not a sign that peace and partnership.

What is real and genuine Santiago, a follower of Jesus, the apostle of peace.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com