¡Hasta luego, Padre Pablo Ferreyra!

¡Hasta luego, Padre Pablo Ferreira!

Después de semanas de lucha titánica entre el cielo y la tierra el Padre Pablo se fue, todavía, según los ojos humanos joven. Muchas de las personas que le tuvieron como guía le lloran, algunos de ellos me preguntan, ¿cómo se hace para despedir a un ser querido? Casi al mismo tiempo que recibo la noticia de la marcha de Pablo, me llega por mail el testimonio de Gladis, así lo relata su marido.

Mi señora había perdido a su mamá hacía 4 años y no se resignaba a ello, debido al gran cariño y apego que tenían, hasta tal punto que había recurrido a profesionales de la Sicología para tratar de aliviar sus penas. María, que hasta el momento de llegar a nuestra ciudad ni siquiera conocía a mi esposa, increíblemente logró concitar su atención diciéndole que su mamá estaba al lado de ella y que no se marcharía en paz hasta que ella aceptara que su mamá se había ido y que una vez que ella lo aceptara, iba a tener una señal de su mamá y que se iba a venir a despedir. Así las cosas, se produjo un cambio en la actitud de mi señora, dejó de estar triste, de estar con la mente siempre en su madre, a vivir el día a día con otra actitud y nuevamente comenzó a concurrir a misa. Un día fue a una misa de sanación, vino bastante mal, recuerdo que en mi ignorancia espiritual, le aconsejé que no fuera más, si después de la misa venía en ese estado. Pero ella siguió yendo.

Otro día, a las cuatro de la mañana me levanté para ir de viaje, mi señora se levantó conmigo y luego se volvió a acostar. Al regreso, me contó que, al dormirse de nuevo, después de mi marcha sintió la presencia de su madre que se acercó a la cama y le dio un beso en la mejilla, como habitualmente acostumbraba a hacerlo cuando estaba en este mundo y le dijo que venía a despedirse. Ella no sintió ningún miedo, al contrario, lo que sintió fue una paz muy profunda. Increíblemente mi señora comenzó un camino de espiritualidad que hasta el día de hoy la mantiene muy activa, salió de su profundo dolor de no acostumbrarse a la falta de un ser querido como su madre y acepta las cosas de la vida con otros ojos. ¡Ah, y por supuesto dejó de acudir al Sicólogo!

Los seres queridos que se van de este mundo, no se van para siempre, solo nos adelantan en un viaje que dentro de unos años, en realidad, muy pocos, nosotros mismos emprenderemos. El hecho de comprender esta situación hace que nuestra existencia dé un giro de 180 grados. Ahora bien, cuando nos empeñamos en centrarnos con toda el alma en las cosas materiales, en dejar una huella imperecedera en este mundo, como si ésta fuera nuestra casa definitiva, sufrimos horrores.

Por eso al Padre Pablo no le decimos adiós, si no solo hasta luego, orando para que en este viaje que está realizando por los mundos del más allá encuentre su lugar de Paz y de Luz, y, allí nos espere.

¡Hasta luego, Padre Pablo!

 Gumersindo Meiriño

.

Si quieres escuchar una reflexión del Padre Pablo haz clik en el siguiente enlace:

Reflexiones Padre Pablo Ferreyra ofm 2da parte

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

¿Es el Islam una religión peligrosa?

¿Es el Islam una religión peligrosa?

Esta es una de las grandes preguntas que se formulan muchas personas en la calle y que miran de reojo cuando ven que se les acerca una persona con turbante o con aspecto de árabe.

¿Es el Islam un peligro?

Pues no, no lo es. Lo que sí es peligroso es el uso que se hace del Islam por parte de algunos.

¿Qué quiere decir esto?

Cuando la religión se utiliza para conseguir poder, mantenerse en él, o seguir aumentándolo, cualquier religión es un peligro.

A lo largo de la historia todas las religiones cuando se han utilizado como instrumento de poder han resultado sumamente peligrosas pues ocasionaron guerras, injusticias, robos, asesinatos …

La religión es un instrumento poderosísimo y sumamente eficaz. Si se le utiliza de forma incorrecta puede provocar daños extraordinarios. Al mismo tiempo que, si se emplea de forma adecuada es un medio poderosísimo para la paz, el equilibrio y la concordia entre las personas y las naciones.

Por lo tanto, el Islam no es el peligro, la cuestión es el uso que le dan al Islam algunos de los hombres de esa religión, lo mismo que pasa en el cristianismo, en el hinduismo, en el judaísmo ….

Gumersindo Meiriño

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Las revoluciones sociales en el mundo árabe y las religiones

Las revoluciones sociales en el mundo árabe y las religiones

Los cambios en el mundo árabe a nivel político y social el cambio en el mundo árabe es impactante. Cabe preguntarse, ¿qué pasará en estos países donde el más del noventa por ciento son musulmanes?, ¿qué pasará con la religión?

Las religiones pelean por poder, ventajas sociales, por los derechos …

Los cristianos se sienten discriminados en estos países, los musulmanes les pasa algo similar, en los países europeos, aunque salvando ciertas diferencias referidas a la libertad religiosa y de culto.

Gadafi decía en Italia hace unos meses que el Islam debería ser la religión de toda Europa

¿Estos cambios sociales cómo influirán en la religión?

¿Cambiarán las religiones? ¿Dejarán de ser instrumentos de poder social?

En mi opinión si las políticas sociales y las libertades siguen aumentando, los que van a avanzar son los hombres de la espiritualidad y del amor. Las religiones seguirán teniendo muchos adeptos, sumisos, con ansias de sacar ventajas de todo tipo. Los que van a sumar y aumentar la habitabilidad de esta tierra son los hombres de Dios, alimentados de las distintas religiones, del Islam, del cristianismo, del judaísmo, del hinduismo,… que sacan agua de la misma fuente, es decir, de Dios-Amor, pero con distintos minerales y embases, es decir, con distintas religiones. Y la sopa con cuchara …

Gumersindo Meiriño

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

El “nuevo ateísmo”

El nuevo ateísmo

En el siglo XIX surgió con fuerza una reacción a todo lo religioso personalizada en los famosos filósofos de la muerte de Dios, de la que somos herederos todavía hoy.

Aquella corriente que parecía olvidada ha renacido en el siglo XXI con el nuevo ateísmo. El nuevo ateísmo se caracteriza por la negación de Dios a nivel práctico. No es tanto una negación teórica de Dios, de la idea o concepto de de Dios si no más bien de vivir “como si Dios no existiera”.

Esta es la gran encrucijada para el ser humano del siglo XXI el tener en cuenta a Dios de forma real en la vida cotidiana o de tenerlo tan lejano que, sin negarlo, no se le tiene en cuenta en nada de lo que la persona vive.

El que niega la existencia de Dios  y argumenta sobre ella, en realidad,  le tiene presente aunque solo sea para negarlo. Es como el que blasfema, en el fondo, insulta a Dios con la boca, le echa la culpa de lo que le pasa porque en el fondo lo tiene presente. Pero el “ateo del siglo XXI” dice afirmar la existencia de Dios y luego no lo tiene en cuenta.

Incluso hay “cristianos ateos”. Aquellos que se han bautizado, han hecho la primera comunión, la confirmación e incluso se han casado por la iglesia y quieren que se les sepulten cristianamente pero que luego dejan a Dios prisionero en esos cuatro o cinco acontecimientos y en todo lo demás es Alguien tan lejano que no importa.

El ateísmo es un fenómeno respetable y que plantea interrogantes fuertes a los que nos decimos creyentes. Y la sopa con cuchara…

Gumersindo Meiriño

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

El lugar donde vive Dios

El lugar donde vive Dios

Cuando recorría por primera vez los distintos lugares de la diócesis de Ourense y de otros cercanas, quedé perplejo con los pequeños pueblitos gallegos con apenas dos decenas de personas que se habían criado alrededor de una iglesia enorme y bellísima.

Algunas de ellas se están convirtiendo en ruinas históricas. Mis amigos sacerdotes  se siguen preguntando con frecuencia, “¿qué va a pasar con los centenares de templos e iglesias de estos pueblos? Algunos de estos edificios majestuosos se han convertido en museos, bastantes en hoteles …., pero y ¿los otros?”

Predicaba en una parroquia que me habían asignado y les decía que si pusiesen una bomba en la iglesia y quedase hecha cenizas no sería nada grave porque la creencia no dependía de un templo si no de la fe de las personas.  Al terminar varias mujeres me esperaron para increparme y corregirme. Sigo pensando lo mismo. ¿Qué pasaría si se destruyese la Meca, la  Mezquita de la Roca, la basílica de San Pedro, …? Pues a nivel de creencias… poca cosa. ¿No fue lo que pasó al Templo de Jerusalén al que ahora llaman el Muro de las Lamentaciones? ¿Qué sucedió con los templos donde estuvo Jesús del que se conservan cuatro piedras? ¿Qué pasó con los grandes templos de religiones primitivas?

Soy partidario de que se conserve el patrimonio artístico, pero también que se reconozca su verdadero valor. Los templos son obras humanas como tales reflejan actos y  valores de los hombres que, como tales, tienen los días contados, son finitos. Que se pregunte el cristiano, ¿dónde se reunía Cristo con sus discípulos y apóstoles? En la montaña, al lado del lago de Galilea, en terrenos solitarios …

El verdadero lugar de encuentro con Dios es la naturaleza, los sitios más sagrados son los que el mismo creador ha dejado en nuestras manos. Vivir inmerso en medio de la naturaleza, rodeado de vida y de la belleza de lo creado, hace que el corazón humano estalle de alegría y de felicidad. Ese estallido es una verdadera experiencia mística. De ahí que la naturaleza sea el auténtico sagrario donde Dios vive y se manifiesta. Y cada ser humano, cada persona, obra cumbre de la creación, es un Sagrario especial de encuentro con Dios.

Las religiones se pelean por conservar “piedra sobre piedra”. Pero la piedra angular sobre la que se construye la relación con Dios no es un edificio. A Dios no se le puede encerrar entre cuatro paredes, llenas de pinturas y esculturas … El ser humano o se encuentra con Dios en su corazón y en las obras de la creación o no lo encuentra. Conservemos los muros de piedras, estatuas de maderas, pinturas al óleo…, total para hacerlo solo se necesita “plata”, pero no olvidemos que los sagrarios donde Dios vive y se manifiesta de forma universal es su Creación y de forma maravillosa y bella en el corazón del ser humano, obra maestra del Amor, el verdadero templo,  el lugar donde vive Dios.

Si quiere escuchar en audio haga clik en la siguiente flecha:

http://www.ivoox.com/lugar-donde-vive-dios_md_549081_1.mp3″

Gumersindo Meiriño

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

¡Ay!, ¡Jerusalén, Jerusalén!

¡Ay! ¡Jerusalén, Jerusalén!

Jerusalén, la ciudad santa. Te visito acompañado de mi esposa, de Javier y Encarna. Conversamos del aprovechamiento turístico de la ciudad, de los grupos organizados que encontramos de nacionalidades dispares. Hoy eres totalmente nueva y distinta a la de hace ocho mil o la que recibió a Jesús hace dos mil años. Pero más allá de lo que ven mis ojos, oyen mis oídos, de lo que respiro, huelo o siento, soy consciente de que piso la misma tierra que Abraham, Isaac, Josué, José, que el rey David, Saúl, Salomón, Cristo, Mahoma, Pedro, Pablo.

Jerusalén recorremos tus calles como flotando en el aire, más allá de todo lo aparente. Para que no lo olvide la historia conservas los restos del Templo de Jerusalén el más sagrado lugar judío, a escasos metros de la roca donde Abraham quiso ofrecer en sacrificio a su hijo Isaac. Y muy cerca, el templo que se construyó sobre el calvario y la tumba de la que resucitó Jesús. Lugares sagrados y santos rodeados de policías, de armas, de vigilancia. Así somos los humanos empeñados en ocultar los grandes espacios sagrados que embellecieron la tierra con armas y guerras.

“¡Oh Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!” Vienen a mi memoria estas duras palabras de Jesús pisando las frías y  no menos duras piedras de tus calles.

Jerusalén, ciudad a la que los judíos se encaminaban todos los años a celebrar la Pascua como agradecimiento por la liberación de la esclavitud de Egipto. A la que vuelven sus oraciones cientos de miles de musulmanes de todo el mundo porque desde aquí, el profeta Mahoma viajó al cielo llevado por el arcángel Gabriel. A la que los cristianos aman por aquí Cristo fue condenado injustamente ajusticiado y al tercer día resucitó.

Jerusalén, ciudad que anhelas la Paz, que la anuncias, la proclamas, la añoras, la destruyes, la restauras… Ciudad que te alegras cuando tienes el don anhelado, pero que luego dejas escapar y lloras desconsolada, la que saltas de alegría delante del arca de la alianza y construyes grandes templos y pocos años después los destruyes y haces añicos.

Jerusalén, en definitiva, no es más que tu corazón, la ciudad que vive en lo más íntimo de ti mismo. Ayer te he visto cantando, alegre, eufórico, con una copa de vino tocando tus labios. Hoy te miro desconsolado, con cara demacrada, con la cabeza entre las manos apenas puedes pronunciar palabra y dices con voz cansina y llorosa, “¿por qué me pasa esto a mí?”.

Jerusalén, el lugar más sagrado de tu conciencia donde lucha el bien y el mal, la paz y la guerra. Donde un oído atento escucha esos deseos irrenunciables de todo corazón humano: “Te deseo la Paz, que vivan seguros los que te aman, que haya paz y seguridad dentro de tus muros, de tus palacios, en realidad, paz y seguridad en los muros y palacios de tu corazón”.

¿Cuándo cumplirás tus anhelos? ¡Ay!, ¡Jerusalén, Jerusalén!

Para escuchar el audio haga clik en la flecha: http://www.ivoox.com/ay-jerualen-jerusalen_md_539420_1.mp3″

Gumersindo Meiriño

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

¡Cambia!

¡Cambia!

Cuando era un niño de ocho o nueve años, mi abuelita me pidió que le llevara un sándwich a un joven que estaba en el campo. Después de hacer el pedido me quedé conversando con él. Me contó que estaba muy mal que tenía dolores de cabeza muy fuertes y observé cómo se levantaba a vomitar y a tomar agua de una fuente cercana. Al regresar a casa le dije a la abuela que el chico estaba muy grave que habría que llamar al médico, y le expliqué todo lo que había observado. La abuela se rió y me dijo de forma concisa: “no te preocupes por él. Eso que tiene se llama “resaca”. Ayer se emborrachó y ahora paga las consecuencias, pero a la tarde ya va a estar mejor. Y mi mente de niño pensó, “si lo pasa tan mal y sufre tanto, ¿Por qué se emborrachó? ¿Y por qué hay personas borrachas? No entiendo cómo hay gente tan rara que quiera sufrir de esa forma.

Han pasado los años y cuantos más cumplo, más real se hace el argumento de aquel pequeño niño. ¿Por qué los seres humanos nos empeñamos en repetir una y otra vez actuaciones que nos hacen daño, que nos dejan mal, que nos hacen sufrir?

 

Un chico de unos veinte años se sienta cara a cara conmigo. Me cuenta su historia de forma abreviada.  Le escucho. Al terminar le pregunto, “¿estás bien así? ¿Eres feliz en la situación en la que vives?” “No, soy muy desgraciado”. El intercambio de palabras es vertiginoso, ninguno de los dos, piensa dos veces lo que dice. “Pues, cámbialo” “Sí, tiene razón pero, ¿hacia dónde? Hacia cualquier lado. Pero eso me puede llevar al precipicio. Y ahora, ¿dónde estás? Se ríe, “sí, en el precipicio”. ¿Por qué estás ahí? Pues no sé. Porque has repetido siempre lo mismo, ves que no da resultado y sigues repitiéndolo. Cambia tu vida, transfórmate, renueva el chip, piensa distinto, actúa distinto, el resultado será… distinto. Ahora bien, piensas desde hace años de la misma forma, actúas igual, los resultados han sido y serán siempre similares. Renuévate, transfórmate. Analiza los resultados, vuelve a sembrar de nuevo semillas distintas….

 

No lo he vuelto a ver porque no existe o, por el contrario, lo miro todos los días porque ese joven, somos todos. Al ser humano le cuesta aprender. El misterio de la vida se encauza en la medida que analizamos lo que hacemos reflexionamos y nos damos cuenta de lo que nos hace sufrir y lo que nos hace disfrutar de la vida. Parece tan sencillo y, sin embargo, muchos, a pesar de la resaca, siguen emborrachándose.

 

Pues bien, si estás mal, si sufres, haz algo nuevo, distinto, hoy, ahora. ¡Cambia!

Para escuchar el audio haz clik en la flecha: http://www.ivoox.com/cambia_md_518507_1.mp3″

 Gumersindo Meiriño

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen: