Navidad en año de crisis

feliz.navidad.2012.Navidad en año de crisis

Llegan estas fechas que no dejan en ningún momento de ser mágicas.

Este año asoman en el horizonte enmarcadas en el ambiente de crisis económica internacional que parece que la diluyen en el mundo efímero de lo material pero…, ¿puede la Navidad superar este ambiente de pesimismo?, ¿será la crisis económica capaz de tumbar la Navidad y el llamado “espíritu de la Navidad”? O dicho con otras palabras, ¿la falta de medios económicos es capaz de reducir y desgastar esta entrañable fiesta?

La Navidad es Paz. Pero la Paz no se obtiene con dólares, ni con euros.

¿Cómo se “compra” la Paz?, te preguntarás, ¿dónde se consigue? Uno de los caminos es mirando la realidad, la vida, la naturaleza, con sus ciclos, su paciencia, su sabiduría, es mirarse a uno mismo por dentro, en su interior …., la misma esencia del ser humano enseña que la paz es connatural a nosotros, está en nuestro corazón; la hemos tapado con orgullos, avaricias, prejuicios, iras, codicias …, arroja todo eso a la basura y aparecerá, sin necesidad de esfuerzo, lo que hay en el fondo de tu alma, florecerá sin más …,ella…, la PAZ

La Navidad es compartir, es dar y recibir. Es regalar. Cada uno regala lo que tiene. Si tienes mucho dinero puedes hacer un gran regalo de navidad, un auto, una casa, una gran suma de dinero, un gran banquete de marisco…, pero si en ti hay alegría, felicidad, armonía… puede que compartas una sardina, una pequeña flor del campo, una sonrisa que brota en el corazón, una palabra de aliento y optimismo…,  con paz, con amor, con alegría, con armonía.

La Navidad es recordar que Dios viene a visitarnos, a quedarse, a compartir la vida con nosotros… La Navidad nos recuerda que no necesita hotel de cinco estrellas, ni una casa junto al mar, ni una tarjeta de crédito o de débito llena de dinero. Solo te pide un poco de espacio, un poco de armonía, un poco de alegría, de paz, de fraternidad…, porque él solito, como niño recién nacido se cuela en un rincón de tu corazón y comparte la vida contigo, conmigo.

Querido amigo, querida amiga desde Oriente a Occidente, desde el programa de radio, desde cada una de las actividades del GICEM, todos los que participamos en el Grupo, deseamos que disfrutes de estos días mágicos, que des un poco de tiempo a cultivar tu interior, que siembres en él mucha paz, alegría, amor…

Gracias a los amigos y amigas que colaboran con nosotros, para todos, desde el corazón FELIZ NAVIDAD.

Gumersindo Meiriño

Escucha en audio la felicitación haciendo clik aquí:

http://www.ivoox.com/navidad-ano-crisis_md_1661144_1.mp3″

 

http://www.ivoox.com/navidad-ano-crisis_md_1661144_1.mp3

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Anuncios

Feliz Navidad de Agua y Sencillez

Feliz Navidad de Agua y Sencillez

Entramos en la ciudad de Belén acompañados de una lluvia fina y poco copiosa que nos recibió como una bendición. En esta región seca y desértica el agua que cae no solo es una novedad si no una gran bendición. Ahora Belén es una ciudad moderna que vive para el turismo y edificada alrededor de una gran Basílica donde la tradición dice que nació Jesús hace más de 2000 años y a la que entras agachándote por una pequeña puerta que parece construida solo para personas cortas de estatura.

Estas dos experiencias vividas en Belén, la lluvia y la pequeña puerta de la basílica, son el motivo de nuestra reflexión navideña.

Por una parte queremos que en esta Navidad la lluvia copiosa de dones y bendiciones que proceden de lo Alto, del cielo, sean recibidos por ti en lo más íntimo de tu ser para que tu existencia se convierta en un vergel de frutos. Dependerá en gran parte de tu capacidad de recibir los dones, de la ternura de tu corazón y de tu humildad. Los diques de agua que proceden del Cielo están siempre abiertos porque Dios es generoso y nunca deja que se cierren. Pero el agua no penetra en piedras ni terrenos duros.

Sí, es verdad, y este es nuestro segundo deseo, que ablandes tu corazón porque solo se puede entrar en el misterio de Dios hecho Niño, de dos formas, o siendo pequeño, o agachándose porque la puerta está hecha para infantes no para arrogantes y gigantes de soberbia y egoísmo. Esta Navidad busca un momento para arrodillarte y hacerte sencillo; ponte al mimo nivel que el Niño Dios, pequeño en su pesebre para recibir en el corazón las palabras de aliento que buscas. No tengas miedo de doblar tu rodilla porque así, de rodillas, sencillo entrarás en la Cueva de la Sabiduría y del Amor y recibirás lo que necesitas.

Belén, ciudad donde nace Dios, es tu corazón, mi corazón, necesitados del agua que procede del Cielo. La Basílica donde nace el niño Jesús, es tu corazón al que se entra desde la humildad y la sencillez, haciéndote infante o, si ya no lo eres, agachando tu orgullo y tu soberbia.

A los que colaboran en el Grupo De Oriente a Occidente, a los amigos, a los auspiciantes, a todos los oyentes, a los que participan en las distintas actividades y a todas las personas de Buena Voluntad.

FELIZ NAVIDAD

Escuche el mensaje en audio haciendo clik en la flecha: http://www.ivoox.com/navidad-del-agua-humildad_md_957159_1.mp3″ 

 

También lo puedes mirar en este vídeo:

 

 

Gumersindo Meiriño


***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

¡Año Nuevo, lo que tú decidas!


¡Año Nuevo, lo que tú decidas!

El año nuevo trae cosas nuevas. Dice la sabiduría popular, “Año nuevo, vida nueva”.  Y, al mismo tiempo lo de siempre, balance d, revisión de vida, el planteamiento de existencial, la misma pareja, el mismo jefe, la misma casa…

Cuando era adolescente me convocaron a un retiro espiritual para despedir el año. Rodeado de las vides marchitas que se esconden en el invierno con la esperanza de renacer en primavera y dar fruto en el otoño, Alejandro nos dirigió una meditación cuya idea central era cómo despedir el año como cristianos. Nos recordó aquello que le gustaba a Escrivá y que repetía constantemente en sus escritos y charlas: “Año Nuevo, lucha nueva”. Y es lo único que recuerdo porque además era la idea que cada año nos decían en el Seminario cuando se acercaba la mítica fecha del treinta y uno de diciembre y que me parece fantástica para recrear en la mente ahora que el primer decenio del nuevo milenio se ha ido.

“Año nuevo, lucha nueva”. En realidad, por mucho que los medios de comunicación social se empeñen, el día uno de enero será muy similar o igual al veinte de diciembre y al dieciocho de enero de dos mil once. “No hay nada nuevo bajo el sol”, dice el refrán popular. Al que le dolía la muela, le seguirá molestando, seguirá el mismo jefe, la misma cama, la misma familia, el mismo sol, la misma luna, el mismo vecino…., pocas cosas cambiarán, o quizás muchas, pero eso depende de ti.

Lo de afuera no cambiará en gran medida, pero lo que realmente importa, lo que llevas en tu corazón si puede ser transformado. ¡Sí puedes cambiar tu forma de vida! Puedes sonreír cada mañana a tu vecino y saludarlo, salir de tu casa con alegría y entusiasmo, trabajar con ilusión y optimismo. Regresar a tu hogar con una mirada de cariño, apagar la televisión y conversar con tus hijos, ayudarle a terminar las tareas de la escuela, salir de paseo con ellos, dialogar con tu pareja, llamar por teléfono a tus papás, a aquel amigo enfermo que hace tiempo que no ves, …

Hace unos años visité la casa de un enfermo de edad avanzada que vivía en la soledad. Estaba sucia, abandonada, las paredes descoloridas, el olor a humedad y cerrado era intenso. Más tarde la casa fue vendida. Los nuevos dueños me pidieron que la bendijera. Era la misma pero parecía otra, las paredes pintadas, cada cosa en su sitio, flores y plantas naturales, olor a perfume y a limpio, iluminada, acogedora.

Para este año nuevo NO esperes que te cambien de casa, de ciudad, de familia, de trabajo, de jefe, de profesor, de pareja… Durante este año NO te no te emborraches, NO te drogues, NO grites, NO odies, NO te vengues, NO sufras, NO busques milagros, NO tires el tiempo inútilmente, NO maldigas …

Este el Año que que tienes en tus manos, que está delante de ti,  haz propósito concreto de darle una nueva pintura, de airearlo, de llenarlo de ilusión, entusiasmo, alegría, honradez, bendícelo… Este año será lo que tú decidas. Feliz 2011.

Gumersindo Meiriño

Para escuchar el mensaje de Año Nuevo haga clik en este enlace:

http://www.ivoox.com/2011-lo-tu-decidas-audios-mp3_rf_473015_1.html

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Navidad, el hogar de Dios

Navidad, el hogar de Dios

Cuando llega la Navidad el universo conspira buscando un ambiente de paz, de alegría, de amor…, y por qué no decirlo de cierta añoranza. Un tiempo de magia, distinto al resto del año, donde los sueños parecen posibles, los niños se convierten en protagonistas, y los buscadores reafirman su esperanza.

Todo ello porque Dios acampó entre nosotros. Dios caminó en esta tierra. El mundo es la casa de Dios. Millones de ojos se vuelven a Belén, a la ciudad donde nació Jesús, paradójicamente rodeada de tensiones, guerras e injusticias,

Con la imaginación recorren el pequeño portal que recuerda que Dios es del Cielo pero también de aquí, de nuestra tierra. El mundo en el que vivimos dejó de ser una superficie en la que nos movemos mirándonos de reojo para convertirse en un lugar sagrado en el que descubrimos al mismo Dios como compañero de viaje. El mundo, desde entonces, por si nos quedaba alguna duda, es la casa de Dios. Esto quiere decir que cada vez que violentamos la naturaleza, o cada vez que la respetamos lo estamos haciendo con el mismo Dios.

Y además se hizo totalmente humano. Vive en el mundo y lo hace con nuestra misma carne, entró en un cuerpo mortal, nació de una mujer como tú y como yo. El verdadero templo en el que vive es el cuerpo de cada persona. Ya no son necesarios los edificios, las iglesias, las mezquitas, las kaabas, …, porque en muchas ocasiones se construyen sobre la codicia, la envidia, el poder …, el verdadero lugar de residencia es el cuerpo del ser humano. Allá donde camina una persona, camina el mismo Dios. Todos llevamos su semilla.

Algunos piensan que son mejores cuando van a misa, a la mezquita, al culto o los que escuchan más sermones y dan una limosna de lo que les sobra a los pobres. Y los que no lo hacen están lejos de Dios. Pues resulta que la Navidad nos asegura que el lugar de encuentro con Cristo, el totalmente Dios y totalmente hombre, es el corazón de cada persona. El comportamiento con el prójimo define tu camino hacia Dios. Conocerlo es descubrirlo en el que está al lado y tratarlo como hermano.

El mismo Jesús lo confirma en el Evangelio de Mateo: ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?” Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicisteis con el más pequeño de mis hermanos, lo hicisteis conmigo”. O sea, que la misa no vale si niegas un mendrugo de pan al hambriento, si no das consuelo al abatido; las oraciones tampoco si no van acompañadas de obras concretas de misericordia con los demás. No se puede ser de Dios sin respetar al ser humano ni se puede ser humano sin respetar a Dios en el otro, en el que está a tu lado. El camino hacia Dios es el camino hacia lo humano.

En estas fechas no olvides que Dios nació de mujer, como tú y como yo, que tu cuerpo y el del que está a tu lado es el ambiente propicio para que vuelva a hacerlo, es la Navidad, el hogar de Dios.

Gumersindo Meiriño

Para escuchar el saludo haz clik en este enlace:

http://www.ivoox.com/navidad-hogar-dios-audios-mp3_rf_472406_1.html

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen: