Testimonio sobre la Medalla de San Benito

San Benito

San Benito

Un testimonio sobre la Medalla de San Benito

Les transcribo el mail que nos enviaron a la página web. Un ejemplo vale más que mil palabras.

Este es el testimonio llegado desde México DF:

Hola yo como todos no creía en nada de esto, es más, se me hacía tonto creer en Dios y cositas como medallas y todo eso.

Me pasó, que, en mi arrogancia, un día después de ir a un partido de futbol con unos amigos, terminamos un poco tarde. Yo antes de esto me había encontrado la medallita de san Benito y la verdad la recogí para hacerle una broma a mis sobrinos para engañarlos que era dinero.

Después del partido me iba a mi casa, pero en la colonia que vivo aquí, en el df, es muy peligrosa. Pasó que a tres cuadras de mi casa me detuvieron dos tipos me sacaron navajas. Uno me la puso en la espalda y el otro en el cuello. Uno me dijo gritando que le sacara el pinche dinero si no iba valer madres (expresión típica mexicana para decir que te van a matar). Yo asustado saqué de mi bolsa mi cartera, pero la medalla de san Benito como que se atoró en la cartera y se cayó al suelo. Cuando la vieron, vi que la cara de uno de ellos se puso pálida, dio un paso para atrás y me vio las manos y le dijo exactamente estas palabras al otro… “¡no manches este wey está sangrando de las manos míralo!; el otro me miró y le dijo: ¡vámonos mejor wey!, y se fueron. Yo me vi las manos rápido pero no tenía nada en absoluto.

Recogí la medalla y me puse a llorar se lo juro. En mi mente dije, Dios perdóname por todo, recogí la medallita le di un beso y me la llevé.

Ahora no salgo sin ella.

Ese día no traía dinero y esos tipos del coraje me hubieran apuñalado.

En serio si se encuentran la medalla es por algo, no la tiren, al contrario tráiganla con ustedes de veras es milagrosa.

Querido amigo, la vida es un misterio. Un misterio maravilloso.

Gracias por compartir con nosotros esta fuerte experiencia.

Que San Benito con sus ángeles siga siendo Luz y Protección para las personas de buena voluntad que peregrinan por el planeta tierra.

Gumersindo Meiriño Fernández

Puedes ver más información de San Benito haciendo clik aquí

Anuncios

Agua dulce, agua “salá”

Agua dulce, agua “salá”

Suena de fondo la melodiosa voz de un famoso cantante que dice: “Agua dulce, agua “salá” bendita la vida, te quita y te da”.

Me viene a la memoria lo incongruentes que somos, en ciertas ocasiones, los seres humanos cuando pretendemos sacar ventaja de todo y de todos. El agua de la vida se convierte en “salá”. Pero al mismo tiempo tenemos sed. Y resulta que el agua “salá” no sacia ni apaga la sed. Entonces aspiramos a beber agua dulce, sin cerrar la canilla de la “salá”. Como que intentamos que la fuente que brota de nuestro corazón dé al mismo tiempo agua dulce y agua “salá” y esto es imposible. La fuente o da un tipo de agua u otro pero no los dos al mismo tiempo.agua.dulce.agua.salada

El ser humano es un ser vigilante, un navegante en mar adentro que necesita estar atento, cuidando siempre la fuente de la que brota el agua, el espíritu. Cuando descuida la fuente que mana agua dulce se transforma, al pasarla por el filtro de nuestra mente, en salada. Purificar, limpiar la mente, el pensamiento, para que de la fuente mane agua regeneradora de vida es imprescindible para la existencia plena y feliz del ser humano. Ella alimenta, refresca, hidrata, renueva la vida, produce frutos dulces y sabrosos. La “salá” provoca ansiedad, estrés, nervios…,provoca más sed.

El agua que mana del corazón, filtrada por la mente, sale a borbotones de forma especial por la boca, a través de la lengua. Ya lo dice el refrán popular, “de la abundancia del corazón habla la boca”. Y también Santiago, el apóstol: “la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! Y la lengua es un fuego (….) Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce” (Santiago 3, 7-9).

Sigo escuchando de fondo la música y la letra de la canción: Agua dulce, agua “salá”, bendita la vida, te quita y te da. Agua que caes del cielo sobre las olas del mar yo te quiero beber dulce y tú te pones “salá”.

─ ¿Cómo sé que estoy produciendo y tomando agua dulce o salada?─ me pregunta Amparo, una joven profesional.

─Amparo te propongo dos criterios para descubrirlo. El primero, analiza las palabras que salen de tu boca: amables, positivas, respetuosas…., por otra examina si son groseras, sucias, envidiosas, irónicas, “sobradoras”… El segundo criterio: ¿qué frutos cosechas?: alegría, paz, armonía, equilibrio, sentido positivo …. Y por otra parte investiga si son frutos amargos, negativos, podridos, resecos, …..

Elige: “agua dulce, agua “salá”

Gumersindo Meiriño Fernández

Escucha el programa semanal De Oriente a Occidente, en Radio Cataratas haciendo clik aquí

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

La fe es certeza

La fe es Certeza

Es fácil hablar de fe. No es tan fácil vivir de ella. Solo cuando uno tiene que decidir algo importante, algún cambio, decisión, transformación…., entonces … cada uno descubre hasta qué punto la fe es luz que guía su camino.

¿De qué fe hablamos?

La fe como certeza.

verellen

Foto Esteban Verellén

La certeza que procede de las indicaciones del alma.

La que te da una nueva visión de la realidad.

Cada día Dios te regala una vida nueva. Cada amanecer te presentas en el escenario de la existencia para realizar el papel en la obra de tu historia personal. En ese escenario la fe es como el telón de fondo que da color a las escenas que representas.

El telón de fondo es importante porque determina en parte del éxito de la obra de teatro. Si es negro y oscuro, los sentimientos, las vivencias, la representación es sombría. Si los colores son vistosos y alegres la misma representación se transforma en luminosa.

Lo maravilloso es que el ser humano con libertad, por decisión propia, guiado por la fe, lo puede cambiar. El telón de fondo de la fe es el amor, la empatía. Lo que pasa delante del telón, las distintas circunstancias en las que te mueves son el modo con el que aprendes, son los grandes protagonistas de la obra de teatro de tu vida: la relación con tu familia, tus amigos, tu trabajo, tu ocio…. Ahora bien, con la fe, los vives con el horizonte luminoso de amor y empatía.

La fe te hace estar atento a tus responsabilidades, aún las más exigentes, cumpliéndolas con amor.

La fe, que es maestra de la vida, te enseña a tratar a los demás con respeto. Sea quien sea, el otro, es un ser humano, como tú, un hermano.

La fe hace que veas a Dios como Amigo-a, como Papá-Mamá, al que escuchas con atención, mientras caminas…

Por la fe tomas las decisiones importantes, con seguridad y con serenidad, sin miedo.

La fe es certeza de que el Amor es más fuerte que el odio, que la Paz vence a la guerra, que el respeto supera el fanatismo, que la Vida prevalece por delante de la muerte…

Por la fe, se movieron todos los seres humanos que cambiaron la historia, desde Abrahán, Moisés, Jesús, Mohamed, Gandhi,…, todos los grandes.

La fe es certeza.

Puedes escucharlo en voz del autor haciendo clik aquí

Gumersindo Meiriño Fernández

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Rezando toda la noche

Rezando toda la noche

Me escribe una persona amiga consultando:

─Durante estos últimos días está hablando mucho del Padre Pío. Tengo una pregunta para usted sobre él. Hay en la película de Padre Pío un pasaje en el que comenta a otro sacerdote que estuvo toda lo noche rezando con un joven que vino a verlo (Karol Wojtyla, Juan Pablo II). La pregunta es; ¿cómo rezan toda la noche? ¿Siguen algún libro? ¿Leen el evangelio y discuten el tema? Toda la noche son muchas horas.jesus.angel

─Sí, querido amigo, la noche es larga, a veces, sumamente larga. Un dolor de muelas la puede hacer casi eterna, una enfermedad propia o de alguien al que amas, un problema al que no encuentras respuestas, un contratiempo…., las horas pasan en cámara lenta y el sueño se va esquivo, al tiempo que aumenta el cansancio.

“Ahora bien, la oración durante la noche es muy común en las personas santas. Incluso en personas normales que reciben la noticia de la enfermedad de alguien querido o tienen un dolor que no les deja cerrar los ojos…., entonces rezan, hablan con Dios, piden luz, consultan, dicen oraciones, toman la Biblia….., hay muchas formas.

─¿Me puede especificar algún caso?

─Sí, claro. Hay muchos ejemplos. Jesús pasó varias noches de su vida, tal y como cuenta el Evangelio, orando. Por ejemplo antes de elegir a los apóstoles, (Lc 6,10-11) antes de la crucifixión en el huerto de los olivos. Por cierto, ahí debió pasar bastantes noches orando puesto que, según narra Juan el evangelista, era un lugar muy conocido para él al que acudía con frecuencia (Jn 18,1-6).

“Ignacio de Loyola, el fundador de los jesuitas, cuando decidió dejar todo para seguir el ejemplo de Francisco de Asís, pasó toda la noche velando armas a los pies de la Virgen de Monserrat, “unas veces de pie, otras de rodillas”, según el mismo relata en su autobiografía.

El mismo Papa Wojtyla, antes de hacer un nombramiento muy complicado del nuevo arzobispo de Paris, dicen que pasó toda la noche orando antes de decidir, ese día por la mañana dijo a sus colaboradores, el obispo de Paris es…, todos quedaron asombrados porque no estaba en la lista de los más posibles ….

Sin ir más lejos, en la película que citas del Padre Pío, uno de sus colaboradores, antes de ser uno de los pilares en la construcción del hospital “Alivio de los Enfermos”, pasó toda la noche llorando y orando en el bosque. Al amanecer regresó al convento y se encontró con el P. Pío que le esperaba, este le comentó: “Ha sido una noche larga, hijo mío”.

─Si quisiera pasar una noche en oración, ¿qué tendría que hacer?─ me vuelve a preguntar.

─Pues hablar con Dios, leer pasajes que te ayuden a ese diálogo, cantar, pedir, agradecer,…. Se trata de estar toda la noche de tertulia con Jesús, con María, los santos, los Maestros Espirituales …

Cuando sientas esa necesidad, cuando los ojos no se cierren, o cuando, por cualquier motivo quieras pasar toda la noche en oración pide orientación al Espíritu Santo, da rienda suelta a tu corazón y a tu mente, ponte delante de Dios…., ten a tu lado las herramientas que te puedan ayudar: Biblia, libro espiritual, rosario…

En la oscuridad de la noche saca tu alma al Sol, las horas pasan volando, la luz del Sol, Dios mismo, iluminará tu oración.

Gumersindo Meiriño Fernández

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Rezar por los demás

Rezar por los demás

Tiene unos treinta años, aunque aparenta menos. Se ríe con frecuencia. Cualquiera que sea el tema en seguida entra en la conversación, como cuando salió a colación la oración por las demás personas. Lo dijo con fuerza y convicción, mientras dejaba uno de los celulares que trae en el bolsillo de su pantalón:

─Antes no rezaba por los demás

─ ¿Por qué motivo? ─sonaron varias voces al unísono

─Por el que conté varias veces. Yo no puedo rezar por alguien que no quiere cambiar. Cuando rezaba por otra persona me preguntaba por qué no tenían efecto mis peticiones, por qué esa persona seguía en el mismo camino, por qué Dios no me escuchaba. Comentando con una amiga esta situación me dijo que los demás no podían ser cómo yo quería, que cada una es como es y que por mucho que rece no van a cambiar. Pensé un tiempo sobre el tema y terminé con esta conclusión. Si por las personas que he rezado no ha habido cambio alguno significa que mi oración no puede ayudarlos y, por supuesto, no van a actuar como a mí me gustaría. Desde entonces, por un tiempo largo, no volví a rezar por otras personas.

─ ¿Y ahora rezas por los demás?

─Claro, ahora sí, porque he aprendido que se puede rezar respetando la libertad y las propias decisiones sin intentar cambiar a las personas, sin exigir que sean como a mí me gustaría─ hace un alto como esperando reacciones a su afirmación y continúa─, así pues, empecé a rezar de nuevo por los demás.

─ ¿Cambió tu forma de orar?

─ ¡Sí, pues! ¡Radicalmente! Ahora simplemente pido la misericordia de Dios sobre la persona por la que rezo. Pido que se haga en ella la voluntad de Dios. Que aprenda por comprensión y no por dolor. Desde que lo hago así descubrí que la oración es eficaz.

Creo que es razonable lo de mi amiga. Y le podemos añadir que la oración ejercita nuestra generosidad. Cuando rezas por otro y lo haces desde el corazón ejercitas el amor. Uno ayuda con su buena intención a los demás sin esperar recompensa porque la oración no se puede contar ni medir.

Es hermoso a nivel espiritual saber que estamos ligados por los sutiles hilos del amor manifestados en la oración de unos por los otros, siempre respetando el libre albedrío y la voluntad de Dios.

Gumersindo Meiriño Fernández

Puedes escuchar este artículo en la voz del autor haciendo clik aquí:

 

http://www.ivoox.com/rezar-demas_md_3596413_wp_1.mp3″

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

El hombre Darek-Nyumba. In memoriam Emilio Galindo Aguilar, P. B.

El hombre de DAREK-NYUMBA

In memoriam Emilio Galindo Aguilar, P.B.

hombredareknyumbaSe empeñó con todas sus fuerzas en acoger en su casa a todos los seres humanos, se metió entre ceja y ceja que cada uno es un tesoro que hay que respetar; dedicó toda su vida a recibir a los hermanos de otras culturas en su hogar. Y como era fuerte, decidido y enérgico muchos lo miraron con respeto, pero cierta lejanía, porque temían quemarse en el fuego de su corazón.

Su gran obra fue la creación del Centro de Estudios, Darek Nyumba (palabra que significa, «tu casa» en árabe y swahili). Allí recibió a miles de alumnos procedentes de distintas culturas venidas de África, pero, sobre todo, a sus queridos hermanos musulmanes. El Centro Darek Nyumba fue el reflejo de su corazón, una casa, un hogar en el que habitaban nobles sentimientos, en los que se miraba a los ojos a todas las personas y se las respetaba, más allá del color de su piel o de sus creencias en Alah.

Emilio fue valiente, claro, concreto, decidido.

Hace algunos años en España se publicaron unos libros de texto, aprobados por el ministerio de cultura de España, que  “calumniaban” al profeta Muhammad. El salió con el fuego al campo de batalla desvelando la tremenda injusticia que se estaba haciendo con los hermanos musulmanes.

Emilio se movió mucho tiempo solo, con pocos apoyos, por su defensa de los musulmanes y de la religión del Islam. Pero lo hizo siempre con gallardía, con serenidad. Sabía que así habían cabalgado muchos de los sufíes, “de los que tanto aprendíel mismo comentaba, en su propia religión musulmana.

En los últimos meses soñaba con poder terminar un libro que estaba escribiendo sobre el cristianismo, “que tal y como está, quizás habría que llamarlo “Constaninismo” en lugar de cristianismo, recordaba con su voz firme,  porque el fundador de este cristianismo es el emperador Constantino, no Cristo. Cristo es el mensajero del amor, no del colonialismo y el autoritarismo”.

Cuando hablamos del Papa argentino, comentaba la enorme ilusión que le produjeron los gestos y palabras de Francisco, “¡por fin, un profeta al frente de la iglesia, ─afirmaba categórico─ alguien que cree en Cristo!”.

Los ojos de Emilio llamaban la atención. Eran azules profundos,  reflejaban las olas de mar en pleno auge,  el fuego que llevaba en su hogar (darek-nyumba), su corazón. El fuego del amor del que brotaban las verdades que había aprendido en  África, en contacto con el islam y el sufismo. El fuego del amor que encendía su palabra, sus hechos, su trabajo, sus libros, sus conferencias…. Emilio todo lo que transmitía era enérgico. Era un “padre blanco” en todos los sentidos, blanco, puro, limpio, transparente, del que salían palabras vibrantes, reales, y, como la misma realidad, a veces, duras, para los que caminan entre dos aguas.

María Victoria Gómez Morales, comentó sobre él, “le he conocido mucho en su gran corazón, de profeta y de enamorado de Jesús”.

El mismo día de su cumpleaños, ochenta y siete años,  dejó el planeta tierra. Los orientales piensan que esta coincidencia desenmascara la vida de un gran maestro.

Este es su testamento. El lo llamó, el credo de Darek-Nyumba:

Lo nuestro es  el hombre, todo el hombre, todos los hombres, por encima de ideologías y credos, de lenguas y razas; de estructuras y políticas,  el hombre sin plural, por ser creado en serio y no en serie; libre de cuanto le impida, aun en nombre de la religión o de cualquier ideología, ser el mismo; solidario con todos y con todo, sin frontera alguna, ni interior ni exterior, formando la comunidad de la esperanza, por este hombre trabajaremos y lucharemos, convencidos de que si así lo hacemos, nos entenderemos como hermanos, progresaremos juntos, conseguiremos, unidos, quitarnos el miedo de vivir y devolveremos a todos el coraje de ser hombres: en armonía consigo mismo, con sus hermanos y el universo, en armonía con Dios,  y mañana, hoy, ya, hijos de la luz del fuego, todo comenzara irresistiblemente a ser distinto.

¡Querido amigo, gracias por esa luz de fuego tantas veces compartida!

¡Hasta pronto Emilio!

Dr. Gumersindo Meiriño Fernández

Si quieres conocer más detalles de su vida y obra pincha aquí

Para escuchar algunos de sus audios pincha aquí

Para ver algunos de sus vídeos pincha aquí:

En Religión Digital

En Radio Cataratas: 

***

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

El santo en el lugar equivocado

El lugar de paz

De vez en cuando te cuentan: – “Creo que nací en lugar  equivocado“, “estoy en la ciudad equivocada”, “me equivoqué de esposa, de marido, de profesión”,…Tanto escuché estas afirmaciones y otras que empecé a buscar donde estaría ese “lugar”, al que recurre todo ser humano, “el equivocado”, que, a mi parecer, sirve para justificar la pereza, la inercia, la falta de voluntad para evolucionar… Entonces escuché este cuento:el lugar adecuado

Le preguntaron a un sabio: -¿Por qué existen personas que salen fácilmente de los problemas más complicados, mientras que otras sufren por problemas muy pequeños, se ahogan en un vaso de agua?”
El sabio respondió: -“Había una vez un hombre que toda su vida fue una buena persona, un corazón generoso. Cuando murió todo el mundo se dio cuenta de que su destino era  el cielo. Tan bondadoso no tendría cabida en ningún otros sitio, sino el Paraíso. El no se había hecho ninguna ilusión especial pero le enviaron a las puertas del cielo y pensó que le estarían esperando sus amigos. Pero se equivocó en la entrada del cielo, el recepcionista no encontró su nombre en ninguna lista. Miró varias veces y al no encontrarlo, lo despachó al infierno. Con lo cual nuestro buen amigo se dirigió a la recepción del infierno, donde ni le miraron a la cara y le dejaron pasar. Con lo cual nuestro aquella buena persona se halló viviendo en el infierno.

Días después el demonio llegó muy enojado y dando gritos a las puertas del cielo. Exigía una explicación a San Pedro: -“lo que están haciendo es de muy mal gusto, una especie de terrorismo impropio de lo que representan y aún por encima están boicoteando mi espacio”

Desconociendo el motivo de tanta ira, Pedro le preguntó qué pasaba. Lucifer a gritos  respondió:
– ¡Has enviado a un infiltrado al infierno y nos está saboteando! Llegó escuchando a las personas, mirándolas a los ojos, hablando con ellas, sonriéndoles, queriéndolas, abrazándolas, siendo educado y cordial. Ahora, todos quieren ser como él y le imitan. ¡A este hombre no lo quiero en mi casa! ¡Por favor, que regrese al cielo!”.

Hasta aquí el cuento.

Decía San Juan de la Cruz: “Vete por los caminos dela vida, y allí donde no encuentres amor, pon amor y recogerás amor”. Por mucho que corras y te cambies de un sitio para otro no se solucionan los problemas. Tú eres el que conviertes el sitio en el que estás de  “ lugar equivocado” en un lugar de paz.

Gumersindo Meiriño Fernández

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen: