El agua y su canal. La Señora de Lourdes y Bernadette

El  agua  y  su canal

En el entorno de la fiesta de Lourdes

Las apariciones de la Señora de Lourdes tuvieron lugar el año 1858 en una cueva junto al río Gave de Pau, en los pirineos franceses. Encima de la cueva, en una pequeña gruta la pequeña Bernadette vio a esa Señora, hermosa, como nunca había visto igual, que le hablaba y le daba indicaciones.

Nuestra Señora de Lourdes y Bernadettegruta_lourdes

El día veinticinco de febrero de ese año le pidió que tomara agua e incluso que comiera del pasto en el lugar que había al lado de la cueva. La niña se levantó para tomar agua al río. La Señora le dijo que no se moviera, que bebiera ahí en el lugar en el que estaba, escarbando en el barro y en el fango. Centenares de personas que no podían ver la imagen ni escuchar las palabras de la Señora pensaron que Bernadette estaba loca, que había perdido el juicio. En el sitio donde bebió la niña brotó más tarde una fuente que da agua todos los días del año y que ahora envían y reparten a todos los rincones del planeta tierra. Es agua común, sin ninguna particularidad distinta de la que procede de los Pirineos. Sin embargo, desde el primer momento surgieron hechos extraordinarios, curaciones milagrosas, de tal forma que año tras año miles de enfermos se bañan en esas aguas con la esperanza de curarse.

El agua cura. No es extraño que sea el símbolo de sanación en todas las culturas; en el hinduismo, con el río Ganges, el río santo de los indios; el agua del bautismo cristiano; el agua de las abluciones judías …., Sin agua no hay vida, sin algo tan simple y elemental, la muerte se apodera de todo. El agua es referencia de lo divino, de lo espiritual, de la sanación, de la pureza, de la limpieza, del frescor, de la mística, del movimiento…

En ocasiones se hace difícil el beberla. Por ejemplo si está encharcada y en medio del pasto. Bernadette tuvo que agacharse, arrodillarse embarrarse, ensuciarse…, para tomar el agua que le pedía la Señora de Lourdes. El agua necesita un canal…

El mensaje de sanación del agua nos llegó por el canal de Bernadette. Bernadette, era sencilla, ingenua, natural, fresca, dulce, alegre…, como el agua de la montaña. Después de las apariciones se fue a un monasterio de mujeres a Nevers, ciudad alejada de Lourdes. Allí una de las religiosas, le maltrató, le insultó, le persiguió porque era ignorante, porque no sabía leer, porque se estaba siempre quejando de la salud (Bernadette tuvo durante un años un tumor dolorosísimo), le imponían trabajos arduos, duros, que ella nunca rehusó… Ella era un canal limpio y bello del Agua.

El agua es como Dios, símbolo de su presencia sencilla, escondida. Pero sin Dios no podemos vivir, ni respirar….El canal es Bernadette. Los canales son personas que están a nuestro lado humildes, discretas, normales. Son también los maestros, los santos, los místicos…, los ángeles, los arcángeles…, y ¿cómo no?, la Señora de Lourdes, canal de Luz especial. Canales por los que podemos llegar a descubrir las fuentes de agua viva que Dios hace brotar para nosotros cada día.

Como en Lourdes, como hizo con la Señora y con Bernadette, Dios nos da Agua a través de canales. Necesitamos el agua y el canal.

Gumersindo Meiriño Fernández

También lo puedes leer haciendo clik aquí

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Anuncios