Al Caer la tarde

Al caer la tarde

P. Juan José Fernández sj
P. Juan José Fernández sj

Cuando era jovencito pensaba que los místicos eran personas complejas. Ahora que voy siendo un poco menos joven, me he dado cuenta de que los grandes místicos, son sencillos y buscan el camino recto hacia Dios, sea cual sea su religión, por la senda simple del amor.

Así oraba cada noche el padre Juan José Fernández, un buen amigo que hace poco nos dejó:


“Gracias, Señor, por el día que ahora acaba: por todo lo bueno que hice o me ocurrió… Perdona mis fallos y malicias. Hazme reconocer unos y otras.
¿Cómo piensas Tú sobre el día de hoy y lo que en él ocurrió?

Déjame que me queje ante ti de las cosas que me pesan en el corazón. Todo y todas quedan en tus manos. Ayúdame a descansar. Amén”.


Se la recitaban en el oído a Juan José mientras se apagaba lentamente su respiración: “Gracias Señor, por la vida que acaba … ¡Ayúdame a descansar!”

Al caer la tarde “¡Ayúdame a descansar!”… y la sopa con cuchara.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com