!Existen los extraterrestres!

!Existen los extraterrestres!

Verano de 1961 Castel Gandolfo residencia de verano de los Papas. Juan XXIII estaba paseando con su secretario que relata en un semanario inglés  lo siguiente:

“El Papa y yo estábamos caminando a través del jardín, una noche del mes de julio de 1961, cuando observamos sobre nuestras cabezas una nave muy luminosa”. “Era de forma oval y tenía luces intermitentes, de un color azul y ámbar”. La nave pareció sobrevolar nuestras cabezas por unos minutos, para luego aterrizar sobre el césped, en el lado sur del jardín.

Un extraño ser salió de la nave: tenía forma humana, a excepción de que su cuerpo estaba rodeado de una luz dorada y tenía orejas más alargadas que las nuestras. Su Santidad y yo nos arrodillamos. No sabíamos lo que estábamos viendo, pero supimos que lo que fuese no era de este mundo; por lo tanto debía ser un acontecimiento celestial.

Rezamos y cuando levantamos nuestras cabezas, el ser todavía estaba allí. Esto nos comprobó que no era una visión lo que vimos. El Santo Padre se levantó y caminó hacia el ser, (corroboró el asistente).
Los dos estuvieron alrededor de 20 minutos uno frente al otro; se los veía gesticular como si hablaran, pero no se sentían sonidos de voces. Ellos no me llamaron, por lo que permanecí donde estaba y no pude oír nada de lo que hablaron.

Luego, el ser se dio la vuelta y caminó hacia su nave y enseguida se elevó. Su Santidad dio media vuelta hacia mí y me dijo:  !…LOS HIJOS DE DIOS ESTAN EN TODAS PARTES; AUNQUE ALGUNAS VECES TENEMOS DIFICULTADES EN RECONOCER A NUESTROS PROPIOS HERMANOS…!.

Hasta aquí el relato del asistente de Juan XXIII. No pretendemos creer una ideología o dogma en torno a los extraterrestres, cada uno que “piense” lo que quiera. Lo que procuramos es eso, que cada uno, “piense”.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com