La fe es certeza

La fe es Certeza

Es fácil hablar de fe. No es tan fácil vivir de ella. Solo cuando uno tiene que decidir algo importante, algún cambio, decisión, transformación…., entonces … cada uno descubre hasta qué punto la fe es luz que guía su camino.

¿De qué fe hablamos?

La fe como certeza.

verellen

Foto Esteban Verellén

La certeza que procede de las indicaciones del alma.

La que te da una nueva visión de la realidad.

Cada día Dios te regala una vida nueva. Cada amanecer te presentas en el escenario de la existencia para realizar el papel en la obra de tu historia personal. En ese escenario la fe es como el telón de fondo que da color a las escenas que representas.

El telón de fondo es importante porque determina en parte del éxito de la obra de teatro. Si es negro y oscuro, los sentimientos, las vivencias, la representación es sombría. Si los colores son vistosos y alegres la misma representación se transforma en luminosa.

Lo maravilloso es que el ser humano con libertad, por decisión propia, guiado por la fe, lo puede cambiar. El telón de fondo de la fe es el amor, la empatía. Lo que pasa delante del telón, las distintas circunstancias en las que te mueves son el modo con el que aprendes, son los grandes protagonistas de la obra de teatro de tu vida: la relación con tu familia, tus amigos, tu trabajo, tu ocio…. Ahora bien, con la fe, los vives con el horizonte luminoso de amor y empatía.

La fe te hace estar atento a tus responsabilidades, aún las más exigentes, cumpliéndolas con amor.

La fe, que es maestra de la vida, te enseña a tratar a los demás con respeto. Sea quien sea, el otro, es un ser humano, como tú, un hermano.

La fe hace que veas a Dios como Amigo-a, como Papá-Mamá, al que escuchas con atención, mientras caminas…

Por la fe tomas las decisiones importantes, con seguridad y con serenidad, sin miedo.

La fe es certeza de que el Amor es más fuerte que el odio, que la Paz vence a la guerra, que el respeto supera el fanatismo, que la Vida prevalece por delante de la muerte…

Por la fe, se movieron todos los seres humanos que cambiaron la historia, desde Abrahán, Moisés, Jesús, Mohamed, Gandhi,…, todos los grandes.

La fe es certeza.

Puedes escucharlo en voz del autor haciendo clik aquí

Gumersindo Meiriño Fernández

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Anuncios

“En los zapatos del otro”

Camila, en lugar del otro

Hablamos. Mi interlocutor, en esta ocasión, es un sacerdote mayor, sabio de cultura y de experiencia, con más de ochenta años y con trabajos en varios países del mundo. Me cuenta que a veces tenemos “lengua de lata”. Que a muchos sacerdotes y predicadores les pasa eso tienen “lengua de lata”, mucho y bien dicen y hablan, pero luego “hacen agua”. Cuando tienen que llevar a la praxis, a la hora de llevarlo a lo concreto hacen todo lo contrario. Nada más sacarse la “ropa litúrgica” “desdicen” con sus hechos, duplicado, lo que acaban visita.al.cielo.9.diasde desenmascarar con su bello discurso. Y estábamos de acuerdo los dos que es una especie de “endemia sacerdotal”.

─Es fácil mover la lengua de lata, lo que es más difícil es mover la lengua con el fuego del corazón, el amor─ me comentaba

─¿Cómo se consigue eso?─le pregunto.

─Tú, ya lo sabes igual que yo. Hay muchos caminos pero es muy importante “ponerse en los zapatos del otro”.

Me llamó mucho la atención este viejo refrán, porque aunque era conocido para mí, en seguida me trajo a la memoria otra conversación tenida el día anterior con un padre de familia. El mismo papá que le había dicho a su hija de diecinueve años que si quería independizarse no había problema, que lo entendía y la apoyaba, pero era una independencia, no una “semiindependencia”.

Decía este padre: ─Cada hijo es diferente─ Y luego de hacer una breve descripción de cada uno de sus hijos terminó diciendo: ─La más pequeña es parecida a mí y tiene un don particular, ella es muy solidaria, siempre está pendiente del otro. Sabe ponerse en lugar del otro.

Sabio consejo que podías traducir de esta forma: “no hagas a los demás, lo que no quieres que te hagan a ti”.

El chismerío, el hablar de otros o exigir a los demás lo que nos somos capaces de hacer nosotros, si no se corrobora con actos “acartona” el alma.

Cuando nos relacionamos con los demás, sobran, en muchas ocasiones las palabras almidonadas y edulcoradas, es necesario como Camila, ponerse en lugar del otro.

Gumersindo Meiriño Fernández

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

El hombre Darek-Nyumba. In memoriam Emilio Galindo Aguilar, P. B.

El hombre de DAREK-NYUMBA

In memoriam Emilio Galindo Aguilar, P.B.

hombredareknyumbaSe empeñó con todas sus fuerzas en acoger en su casa a todos los seres humanos, se metió entre ceja y ceja que cada uno es un tesoro que hay que respetar; dedicó toda su vida a recibir a los hermanos de otras culturas en su hogar. Y como era fuerte, decidido y enérgico muchos lo miraron con respeto, pero cierta lejanía, porque temían quemarse en el fuego de su corazón.

Su gran obra fue la creación del Centro de Estudios, Darek Nyumba (palabra que significa, «tu casa» en árabe y swahili). Allí recibió a miles de alumnos procedentes de distintas culturas venidas de África, pero, sobre todo, a sus queridos hermanos musulmanes. El Centro Darek Nyumba fue el reflejo de su corazón, una casa, un hogar en el que habitaban nobles sentimientos, en los que se miraba a los ojos a todas las personas y se las respetaba, más allá del color de su piel o de sus creencias en Alah.

Emilio fue valiente, claro, concreto, decidido.

Hace algunos años en España se publicaron unos libros de texto, aprobados por el ministerio de cultura de España, que  “calumniaban” al profeta Muhammad. El salió con el fuego al campo de batalla desvelando la tremenda injusticia que se estaba haciendo con los hermanos musulmanes.

Emilio se movió mucho tiempo solo, con pocos apoyos, por su defensa de los musulmanes y de la religión del Islam. Pero lo hizo siempre con gallardía, con serenidad. Sabía que así habían cabalgado muchos de los sufíes, “de los que tanto aprendíel mismo comentaba, en su propia religión musulmana.

En los últimos meses soñaba con poder terminar un libro que estaba escribiendo sobre el cristianismo, “que tal y como está, quizás habría que llamarlo “Constaninismo” en lugar de cristianismo, recordaba con su voz firme,  porque el fundador de este cristianismo es el emperador Constantino, no Cristo. Cristo es el mensajero del amor, no del colonialismo y el autoritarismo”.

Cuando hablamos del Papa argentino, comentaba la enorme ilusión que le produjeron los gestos y palabras de Francisco, “¡por fin, un profeta al frente de la iglesia, ─afirmaba categórico─ alguien que cree en Cristo!”.

Los ojos de Emilio llamaban la atención. Eran azules profundos,  reflejaban las olas de mar en pleno auge,  el fuego que llevaba en su hogar (darek-nyumba), su corazón. El fuego del amor del que brotaban las verdades que había aprendido en  África, en contacto con el islam y el sufismo. El fuego del amor que encendía su palabra, sus hechos, su trabajo, sus libros, sus conferencias…. Emilio todo lo que transmitía era enérgico. Era un “padre blanco” en todos los sentidos, blanco, puro, limpio, transparente, del que salían palabras vibrantes, reales, y, como la misma realidad, a veces, duras, para los que caminan entre dos aguas.

María Victoria Gómez Morales, comentó sobre él, “le he conocido mucho en su gran corazón, de profeta y de enamorado de Jesús”.

El mismo día de su cumpleaños, ochenta y siete años,  dejó el planeta tierra. Los orientales piensan que esta coincidencia desenmascara la vida de un gran maestro.

Este es su testamento. El lo llamó, el credo de Darek-Nyumba:

Lo nuestro es  el hombre, todo el hombre, todos los hombres, por encima de ideologías y credos, de lenguas y razas; de estructuras y políticas,  el hombre sin plural, por ser creado en serio y no en serie; libre de cuanto le impida, aun en nombre de la religión o de cualquier ideología, ser el mismo; solidario con todos y con todo, sin frontera alguna, ni interior ni exterior, formando la comunidad de la esperanza, por este hombre trabajaremos y lucharemos, convencidos de que si así lo hacemos, nos entenderemos como hermanos, progresaremos juntos, conseguiremos, unidos, quitarnos el miedo de vivir y devolveremos a todos el coraje de ser hombres: en armonía consigo mismo, con sus hermanos y el universo, en armonía con Dios,  y mañana, hoy, ya, hijos de la luz del fuego, todo comenzara irresistiblemente a ser distinto.

¡Querido amigo, gracias por esa luz de fuego tantas veces compartida!

¡Hasta pronto Emilio!

Dr. Gumersindo Meiriño Fernández

Si quieres conocer más detalles de su vida y obra pincha aquí

Para escuchar algunos de sus audios pincha aquí

Para ver algunos de sus vídeos pincha aquí:

En Religión Digital

En Radio Cataratas: 

***

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Mi hijo-a se independiza (y II)

Mi hijo-a se independiza (y II)

La semana pasada un amigo nos contaba la historia de una de sus hijas  que se independizó a los diecinueve años. Algunos padres preguntan cuál es la edad adecuada para decidir ese momento, el de la independencia de los hijos.

Cuando eres engendrado dependes, durante nueve meses, casi  exclusivamente de mamá. Saliste al mundo asustado, atado, casi al cien por cien, a tus papás. Naces “dependiente”. Nadie sobrevive solo.imagen,independencia

En la medida en que la dependencia va en disminución, en esa misma medida aumenta tu autonomía. Aprendes a caminar, primero gateas, luego a hablas, comes por ti mismo, empiezas a comunicarte, incluso con la palabra…. A cierta edad dejas tu hogar y pasas horas en la guardería, en el colegio. Años más tarde aquel bebé totalmente “atado” a su mamá se convierte en adolescente. Empieza el juego del “sí, pero, no”. Soy grande para algunas cosas pero luego en otras tengo tanto miedo que me refugio en mis papás. Por una parte, anhelas ser completamente independiente, pero por otra, en ocasiones, te sientes desamparado y te resguardas bajo la pollera familiar. Es una etapa crucial para entenderte, para conocerte, para descubrir que tienes el mundo por delante pero para ello tienes que crecer, romper otro cordón umbilical, el de los sentimientos, las emociones.

Llegas a la juventud empiezas a organizar tu vida. Eliges unos estudios o un trabajo. Te proyectas a nivel social, en un nuevo roll, dejas atrás lazos fuertes, ataduras. Poco a poco construyes tu vida, te abres a la posibilidad de formar tu propio nido y tener tus hijos. Esto va unido a un crecimiento físico. Poco más de los veinte años a este nivel estás plenamente desarrollado, preparado, al menos físicamente, para la emancipación, ¿lo estarás mentalmente?

Si no logras la independencia a esa edad, si no cortas ciertos  lazos con la familia, manteniendo los afectivos, sufres, te acomodas, paralizas tu evolución, te conviertes  en un “eterno adolescente”, un tipo de persona  bastante común actualmente. Esta situación ocasiona mucho sufrimiento y desequilibrios.

Aunque cada ser humano y su evolución como persona es un misterio, este esquema proviene de la misma naturaleza,  a lo mejor te sirve para ver, mirar, observar, analizar y discernir.

Pertenece a la grandeza del ser humano y de su evolución escuchar a los padres decir: “mi hijo-a se independiza”.

Escúchalo en voz del autor haciendo clik aquí  →

Gumersindo Meiriño Fernández

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

 

 

Pause for Peace

PAUSE for Peace

Siempre nos moverá la esperanza de un mundo nuevo, mejor, más humano, más fraterno…, Las guerras deberían terminar, debería mejorarse la organización de la sociedad, de la economía, de la política…, algo anda mal, cuando tenemos que usar las armas y matarnos, para solucionar nuestros conflictos.

Las sombras de la muerte nos tiñen a todos, vengan de donde vengan, como decía el poeta John Donne: ─ “Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti”. Cada caído inocente, en esa guerra inútil, de la llamada franja de Gaza o del país de Israel o en las calles de cualquier ciudad del mundo, es una bofetada a la Paz, a la humanidad.verellen

El Papa Francisco viajó a Jerusalén, al lugar donde ahora caen misiles y muertos, buscando el camino de la Paz y la Unidad. Esta partecita de la tierra es quizás el sitio  que más deseó estos dos dones, en la que más semillas, que contenían estos anhelados  regalos, se esparcieron,  en la que más gritos los pidieron…., y, quizás, también es el espacio de más violencia y destrucción de la historia.

Ahora que, supongo, porque no los he visto, los noticieros se llenan de las imágenes de las bombas, de los muertos sin sentido en esa tierra bendita donde vivieron y caminaron grandes profetas de la paz, Cristo, Mahoma, Abraham…, me sigue gustando más la imagen de ese hombre de blanco, llamado Francisco caminando hacia el muro de los lamentos, para abrazarse a un imán musulmán y a un rabí judío. Esa foto conmueve el alma de la paz, de la esperanza. A pesar de las sombras, el paso de este hombre de Dios, certifica que la Paz y la Unidad son posibles, más allá de las religiones. ¡Benditos los pies que anuncian  la salvación la paz, la Paz…!

No soy iluso. Sé que los hombres de la guerra no paran. Los mueve la codicia, la ambición, la venganza, el rencor…, heridas profundas sumergidas en el alma, muy difíciles de arrancar, y, de las que todos tenemos algo. Las guerras no cesan, no lo han hecho nunca, a lo largo de la historia. Las sombras de la muerte y las crueldades cumplen alguna misión que no acabamos de entender en esta evolución de la sociedad hacia el mundo mejor, hacia “los cielos nuevos y la tierra nueva”.

Pero también sé, soy consciente, de que los hombres de la paz, siguen sembrando las semillas del perdón, del consuelo, de la misericordia… Las bombas hacen más ruido, dejan huellas de muerte, de sangre… Las rosas, los árboles, las montañas, los ríos, la luz del sol…, símbolos de la paz y de la esperanza, por otra parte,  siguen firmes, fieles a su misión…; no hacen tanto ruido, son más sutiles, pero también son más pacientes, más estables, sus raíces son mucho más profundas, su olor más suave y dulce…

Si la guerra avanza, nada ni nadie impedirán que sigamos unidos a las personas de buena voluntad, gritando desde el silencio de la oración, desde la salida  del sol hasta su ocaso, ¡PAUSE for Peace!,  ¡una pausa interminable en favor de la Paz!

Escúchalo en voz del autor haciendo clik aquí  →

Léelo en Radio Cataratas haciendo clik aquí  →

Gumersindo Meiriño Fernández

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Mi hijo se llamará Zadquiel

“Mi hijo se llamará Zadquiel”

Les transcribo el diálogo con un joven de “veintitantos” años. Alegre, educado…, un joven de hoy.

—Le cuento mi experiencia con el arcángel Zadquiel. Era la primera vez que iba a un taller de teología y de ángeles. Estuve curioso, atento y con ganas de aprender. Me gustó todo pero lo que más me llamó la atención fue al final la meditación dirigida con el arcángel Zadquiel. Fue una experiencia diferente y a la vez impactante. Después de salir del taller me encontré con un amigo. Me preguntó qué tal me había ido. Le conozco muy bien y sé qué le interesó mucho lo que le conté porque  me hizo varias preguntas. El suele escuchar y afirmar con la cabeza, tiene mucha paciencia, pero esta vez estaba ansioso y no me dejaba terminar de hablar, me interrumpía con frecuencia.flor.meirino.fernandez.

—¿Cuántos años tiene tu amigo?

—Uno más que yo, veinticinco. Me preguntó qué sentí en la meditación. No sé si le expliqué bien pero, para que me entendiera le dije que era parecido a fumar marihuana. Eso sí, sin los síntomas que deja el fumar. A parte de ser mucho mejor. Es como elevarse sobre el mundo, pero con paz, con serenidad y con consciencia. Es como alcanzar una especie de éxtasis. Como si saliese de mi cuerpo me recargase de energía y regresara al mundo; y al volver encontrarme mucho mejor.

—¿Meditar igual que fumar marihuana?

—Es una forma de decir. ¿Cómo quería que le explicara lo que sentí en la meditación si mi amigo no lo hizo nunca? Fue maravilloso. Y lo de la marihuana no se preocupe porque ya la he dejado hace años. Tuve una experiencia horrorosa.

—¿Una experiencia?

—Sí fue de terror. Nunca fumé demasiado pero ese día en un concierto de música se ve que me pasé o que la dosis estaba muy fuerte. El caso es que hice cosas que ni recuerdo y otras que no quería hacer. Era como si alguien me obligase a actuar. Los actos no eran míos.

—¿Y qué tiene que ver eso con la meditación?

—Nada, nada. Ya le dije que era para explicarle a mi amigo que no tiene ni idea de esto de meditar y le sirviera de referencia. Con la marihuana es como si flotaras en otro mundo pero luego te pesa el cuerpo, la cabeza, la vida sigue ahí y tú estás más perdido. Vuelves a lo cotidiana aturdido, mareado…

En la meditación, es muy diferente, sientes como un relax, una tranquilidad a tu mente, una paz en el corazón…, que incluso luego lo llevas contigo al salir de meditar. No soy ingenuo, no es una evasión y sé que no me va a resolver los problemas, pero sí que me da fuerza para mis luchas, sí me ayuda a volver a la realidad de forma más consciente. ¿Me entiende?

¡Ah! Y lo que tengo más claro de todo es que mi hijo se va a llamar Zadquiel.

—Sí, te entiendo, ¿vas a tener un  hijo? ¿tu novia está embarazada?

—No, pero cuando lo tenga, si es que llego a tenerlo, se llamará Zadquiel.

Gumersindo  Meiriño  Fernández

Si quieres escucharlo haz clik aquí o en la flecha:

http://www.ivoox.com/mi-hijo-se-llamara-zadquiel_md_2752969_1.mp3″

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

De lo teórico a lo Real. Ante el nuevo año, 2014

De lo teórico a lo Real

Ante el nuevo año, 2014

Los que gustan de los números y la cabalística están siempre atentos a fechas significativas. Pasamos por el día 11.11.11; luego el 12.12.12, y recientemente por el 11.12.13. Se viene el 2014 que pronto comenzaremos y nos invitan a sumar las cifras que componen el año nuevo. El resultado es el número siete, el de la perfección. Porque Dios creó el mundo en siete días.foto.verellen

Más allá de la importancia de los números y de la influencia de los astros, que es real pero relativa, están los que analizan el tiempo futuro desde el punto de vista financiero. “La verdad, dicen algunos con cara compungida, no sé a dónde iremos con esta economía. El mundo está perdiendo el norte”. “los políticos son tal y cual”, “la inflación y el paro nos están matando” ….Son los que miran lo que les pasa, les pasó y les pasará en clave monetaria y material. Ya lo dice el dicho popular, que ellos convierten en real, “tanto vales cuanto tienes”. Dicho sin refranero, lo que les importa en esta vida es todo aquello que reporta algún beneficio y si es económico, “miel sobre hojuelas”.

Quizás son dos extremos sobresalientes a la hora de mirar para este nuevo año. Por una parte los grupos de personas que se apoyan en los astros y en los adivinos para observar y prever qué nos depararán los próximos trescientos sesenta y cinco días y seis horas. Por otra los que juegan su felicidad en torno a lo que suceda en el bolsillo los próximos trescientos sesenta y cinco días y seis horas del año.

En medio está una inmensa multitud variada, multiforme y multicolor que vive día a día, enfrascada en las situaciones cotidianas. Que va y viene entre lo material y lo espiritual, entre las crisis y las bendiciones, las que son felices con las pequeñas cosas y las que sufren por cualquier cosa ….

También hay otro grupo, muy importante, que está en los hospitales, en las camas aquejado por alguna enfermedad. Estos, los enfermos, tienen una relevancia especial y significativa, porque hacen resonar en el mundo la verdad principal de nuestra existencia, cuando se trata de tiempo. Nos recuerdan que somos mortales, que estamos de paso en la tierra, que no tenemos nada nuestro porque nada podemos llevarnos de aquí, que no merece la pena sufrir por temas banales porque nos queda un tiempo muy corto, limitado que debemos dedicarlo a ser felices, a estar alegres y a disfrutar lo que tenemos que es mucho ….

Esta idea parece una linda teoría. Y lo es…, una linda y hermosa teoría que tú puedes hacer real, poniéndola en práctica. Feliz año 2014.

Gumersindo Meiriño Fernández

Escúchelo en audio haciendo clik aquí:

http://www.ivoox.com/de-lo-teorico-a-lo-real-ante-el_md_2675272_1.mp3″

Si quieres escuchar el Programa Semanal De Oriente a Occidente, haz clic aquí:

http://www.ivoox.com/de-lo-teorico-a-lo-real-el_md_2676071_1.mp3″

Léalo en WEBISLAM, haciendo clik en esta palabra:  FELIZ  AÑO  2014

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen: