Las religiones … en crisis

Las religiones … en crisis

Comentaba, el que escribe estas notas de Buenas Noticias, la importancia que tienen los valores espirituales sin los cuales el ser humano no encuentra el equilibrio necesario. En esto una persona muy mayor que pasaba por allí comentó:
“Sí, estoy de acuerdo”.

Y comenzó un relato que nadie le pidió pero que es muy ilustrativo.
“El otro día tuvimos una reunión de antiguos alumnos de la facultad de odontología. Eran las bodas de oro de nuestra salida de la Universidad, ¡cincuenta años de recibidos!.
En el grupo nos encontramos personas que hacía la misma cantidad de tiempo que no nos habíamos visto. Cuando usted nos hablaba de la importancia del espíritu me vino en seguida a la mente una de las asistentes. Cincuenta años atrás era una mujer linda, bella. Todos la admirábamos y hablábamos de ella por lo hermosa que era. Después de este tiempo la vi viejita y arruinadita. Gorda, triste, amargada. Con muy mala onda, siempre quejándose. Apenas se podía mover.
Y al mismo tiempo me vino a la memoria otra de las señoras del grupo. Cuando era jovencita no era muy linda. En realidad me costó recordarla casi la había perdido de mi registro mental. Cuando la ubiqué recordé que no era hermosa, más bien lo contrario, pero cincuenta años después estaba activa, ilusionada, con proyectos. Parecía una mujer viva e incluso, a pesar de la edad, su cuerpo se mantenía fresco y se movía de un lado al otro con agilidad.
Estoy de acuerdo con lo que dice el señor de que el espíritu es más importante que el cuerpo y que cuando somos jóvenes no lo tenemos en cuenta”.

mwathankfulheart

La periodista que estaba al lado me preguntó siguiendo la misma idea: “¿le parece que la religión está en crisis?”
Respondí que sí que la religión está en crisis. La institucional, la que se llenó de leyes, de ritos y ritualismos vacíos pero la espiritualidad, el misticismo no lo está, más bien lo contrario, crece cada día más porque el ser humano es espiritual y corporal, sobre todo, espiritual y eso “lo lleva en la sangre”, como se dice popularmente. De ahí que surjan movimientos espirituales continuamente. Nacen como respuesta al grito de tantas personas que buscan el sentido a su vida. Un sentido que no han podido darle las riquezas materiales, el placer, el poder, el tener…, ni tampoco las religiones llenas de leyes rancias.
La espiritualidad está de moda porque el ser humano la busca, pero “las religiones” … en crisis.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

Santiago “matamoros” y la historia

Santiago Matamoros

Santiago Matamoros

Santiago “matamoros” y la historia

Cuando se publicó hace unos meses el artículo que se titulaba ¡Santiago matamoros!, en el que se defendía la retirada de todas las iglesias un símbolo de violencia en un lugar donde se predica la paz. La contradicción parece evidente, desde mi punto de vista, pero muchas personas criticaron lo que defendía y así lo manifestaron en bastantes mails.

Como dice el refrán popular que “el halago debilita”, procuré mirar con más detalle las críticas que las alabanzas.

La primera es que no se respetaba la historia, que Santiago es una figura de la historia y no debe retirarse de las iglesias.

Me recuerda esto a la visita que hicimos un grupo de gallegos a la municipalidad de México DF. La guía explicaba con mucho entusiasmo. Bajando unas esculturales escaleras coloniales hablaba sobre el sentido de un cuadro en el que se representaba al apóstol Santiago pisando con su caballo a varios musulmanes.

Alguien le preguntó porqué esa imagen del apóstol. La guía respondió serena y con el guión bien aprendido:

“Cuando los moros conquistaron España, Santiago con su caballo y su espada reconquistó España para los cristianos”. Uno de los del grupo preguntó: “¿Eso es un dato de la historia?” Ella respondió inmediatamente: “sí, por supuesto”.

El apóstol Santiago es una persona histórica que vivió y acompañó a Jesús en el siglo primero. En la catedral de la ciudad que lleva su nombre, se conserva una cripta donde se puede celebrar Misa. Así lo hice siempre que tenía la oportunidad de ir a la ciudad compostelana. El Evangelio que se propone para las lecturas de la Misa, es aquel que Santiago y Juan los hijos del Zebedeo piden a Jesús que le conceda un puesto a la izquierda y otro a la derecha para ellos. Jesús les dijo: “No sabéis lo que pedís”.

Muhammad nació a finales del siglo VI, y musulmanes no hubo hasta el siglo VII.
No creo que se pueda defender que el apóstol con una espada en la mano y pisando a unos hermanos de otra religión tenga que ver con un hombre llamado Santiago, apóstol de Jesús, y que recibió un reto del propio maestro por querer un puesto de honor a su lado.

No veo argumentos de peso para seguir con los Santiagos matamoros en las iglesias más que la mera costumbre. Y “el hombre es un animal de costumbres”.
Esas imágenes en las iglesias “no pegan”, desentonan con los mensajes que predican de paz, perdón y amor. Mi sobrino de tres añitos diría: “no gustar”.

Gumersindo Meriño

www.deorienteaoccidente.com