Mensaje desde Santa Ana escrito en el Cielo

santa.ana.gumersindoMensaje desde Santa Ana escrito en el Cielo

El otro día, en concreto el siete de marzo del año corriente fuimos a visitar la Reducción Jesuita de Santa Ana, en la provincia de Misiones, Argentina. En todo el enorme recinto estábamos completamente solos, cuatro personas, los embajadores de la risa: los suizos Roland y Christina, María, mi esposa y el que les escribe.

Roland y yo estábamos en la escalinata del templo, María en la explanada, Christina detrás nuestro en medio de piedras y árboles, en la zona donde residían los jesuitas. De repente pasó algo mágico. Christina empezó a bailar entre las piedras, los árboles, lo verde de la Reducción, Roland al mismo tiempo empezó a dar un discurso a la humanidad. Su voz  resonaba con eco poderoso en toda la explanada jesuita.

Era un mensaje de fraternidad, de vuelta a la alegría, a la solidaridad siguiendo el ejemplo de los que habían vivido en aquellos lugares. La vida es motivo de alegría, de felicidad y de paz… “Estamos aquí para convertir el mundo en una fiesta de alegría, no hay que correr sino bailar, disfrutar la amistad, ¡disfrutar! porque somos luz, estamos aquí y ahora, podemos regocijarnos, Cantamos: “Di que sí, di que sí en toda situación, con toda tu ilusión que síiii”…. Sí a la vida, sí a la alegría, sí a la risa.

Fue un hermoso discurso. Mientras se iba produciendo este milagro espontáneo de canto a la vida intenté grabarlo con la cámara de fotos, pero, no sé porqué motivo, no funcionó. Luego sí puede grabar el de Cristina con la cabeza en el suelo y los pies hacia el cielo diciendo en voz que resonaba en todo el lugar: “vivimos el mundo al revés. …. Tienes tus raíces en el cielo…. Más allá de los límites encuentras todo…

La situación era cómica, las palabras nacidas de corazones alegres, positivos, fantásticos. Al principio pensé: “¡qué pena no haber grabado todo esto sería espectacular para mostrar a otras personas y que quedara constancia de estos momentos únicos!”.

Pero luego me di cuenta que quedó grabado no en una cámara, ni en un vídeo si no en el cielo. Así pasa con todo lo que hacemos, pensamos y decimos… queda grabado en el espacio en el cielo, en el éter …. Cuando Jesús dice en el evangelio que ni un solo cabello de tu cabeza cae en el suelo sin que tu Padre del cielo lo sepa, que todos tus cabellos están contados lo que quiere decir es esto: todo lo que pienses, digas o hagas está escrito en el aire, en el ambiente, en el oxígeno, en el corazón de Dios Padre y Madre…

Como cambiaría el mundo si todos sembráramos paz, alegría, optimismo en el aquí y ahora. Porque todo lo que hacemos, decimos o pensamos queda volando en el éter, como el mensaje de Santa Ana que quedó escrito en el Cielo.

Gumersindo Meiriño

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Santo Tomás Apóstol de la India a Argentina

Santo Tomás de la India a la Argentina

A escasos metros de nuestra vivienda de Argentina, en la cima del Cerro, en Santo Tomé habita desde hace unos años una gran escultura de Santo Tomás apóstol. En su imagen está plasmada la cara de sorpresa que le quedó al santo cuando se encontró con Jesús resucitado.

Cierta sorpresa nos causó la devoción que inspira este santo en la India, sobre todo en el Sur de este país. “Soy católico desde las primeras generaciones. Nuestra fe proviene de Santo Tomás apóstol”. Así nos explicaba en un pueblo cerca de Kanchipuram, la ciudad de los templos del Sur de la  India, Joseph Fernando.

En Chennai o Madras, de las dos formas se le dice a esta ciudad del Sur de la India, se encuentra la iglesia que tiene los restos del apóstol Santo Tomás. Y como en Santo Tomé de Argentina, también aquí a las afueras de la ciudad situado sobre un monte la figura de Santo Tomás apóstol, el lugar donde se dice que le martirizaron.

Llegamos a Madras a mediodía con bastante calor. En la entrada de la montaña nos encontramos con Rossmary, vestida con sari tradicional, solo habla tamil y con su hija Leoni, que hace de traductora.

Nos explican todos los detalles del monte. Rosmary se empeña en llevarnos a rezar en la pequeña iglesia que corona el monte, donde fue martirizado el santo. Dentro de la iglesia se conserva la cruz ensangrentada, según la tradición, de Santo Tomás. Al lado una imagen de la “Mary”, “is Mother”, como dicen, con tanto cariño en la India a María, la madre de Jesús. Rosmary le tiene mucha devoción y le explica a María, mi esposa, con gestos que las mujeres que tienen dificultades para tener hijos vienen a rezarle.

Me impresiona la fe y la forma de manifestarla de Rossmary. Con su sari elegante, despacio con profundo respeto y devoción saludó primero al Sagrario, pero luego una a una, las imágenes que había en la iglesia.  Cuando nos íbamos nos acompañaban varias monjas de una congregación india y algunas franciscanas, pidió permiso y fue a saludar la imagen gigante del apóstol que preside el comedor social, donde comían todavía algunas personas.

Mientras bajamos las escaleras, Rossmary nos invitó a quedarnos en su casa que está en un pueblo cercano, a tres horas en autobús. Recorriendo los kilómetros que nos separaban del hogar de este hogar de la India su casa, miro a Rossmary, a su hija Leoni, a mi esposa María y pienso qué lejos y qué cerca está Santo Tomé (Argentina) de la gran ciudad de Madras (India). En el corazón de las personas de ambos pueblos, se junta la fe de este apóstol. Santo Tomás de la India a la Argentina.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com