LA MUERTE Y EL SUEÑO… EN PASCUA SE CONVIERTEN EN VIDA Y VIGILIA

LA MUERTE Y EL SUEÑO… EN PASCUA SE CONVIERTEN EN  VIDA Y VIGILIA

El sol se levanta cada mañana y cada tarde se desliza en el horizonte, en busca de descanso.  También en la oscuridad, ciertas noches son iluminadas por los reflejos de la luna.

LA LUZ, EL DÍA, SON SÍMBOLOS DE LA PASCUA, DE LA RESURRECCIÓN

La vida parece lineal pero en  muchos aspectos es cíclica. El ser humano no solo nace, crece, se desarrolla y muere si no que también nace, crece, se desarrolla y muere cada día, cada semana, cada año… y resucita.

Por ejemplo, hoy te levantas y a la noche cuando te acuestes ya no eres el mismo. El pelo, las uñas han crecido, la piel se ha mutado, las mismas células, según explican los científicos cambian completamente, cada cierto tiempo. Es como si las células muriesen y resucitasen completamente nuevas. De tal forma que las que tenías siendo niño al llegar a adolescente ya no queda ninguna, y eso cada cierto periodo de tiempo.

La Pascua significa vida, optimismo, felicidad y alegría. Cristo resucita entre los muertos. Es lo mismo que nos pasa a nosotros cada día en las células y en la mente que se renueva cada día con nuevas ideas. De forma especial esto se hace constancia en las personas sabias, otros les llaman santo, que son capaces de resucitar espiritualmente día a día porque su espíritu se transforma  y evoluciona constantemente. Cuando el agua se estanca se pudre. La vida de la persona espiritual, fluye, evoluciona, en ella hay LUZ, es DÍA, claro y diáfano.

Cada día ha de ser una muerte a realidades mentales y espirituales y una resurrección a otras nuevas. Esta es la Pascua de la Vida, la que es capaz de evolucionar a nuevas moradas. La que se estanca, muere, la que resucita fluye, evoluciona y vive

Siempre hay esperanza. Hoy te duermes y mueres por unas horas, mañana resucitas a un nuevo día, es la Pascua de cada día. Mañana duermes en la eternidad y despiertas a una nueva dimensión, en una nueva morada, en un nuevo tiempo sin tiempo, la eternidad, ya has participado de la Pascua de Cristo, la Vida, la LUZ.

Felices Pascuas de Resurrección

Gumersindo Meiriño

Escuche el audio haciendo clik en la siguiente flecha:  

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Torres Queiruga y el Padre Isorna

 

Aprende, comparte, enseña

Hay muchas personas sabias y generosas que se cruzan en nuestro camino diario. Son las que han aprendido a lo largo de la existencia y siguen haciéndolo cada día y luego comparten lo que han aprendido y así enseñan a los demás.

El otro día he tenido la oportunidad de compartir con dos de ellas en pocos minutos.

El encuentro fue en el Convento de San Francisco en Santiago de Compostela. Torres Queiruga, teólogo y profesor, es un hombre vital, apasionado, con las ideas y los conceptos que escribe y dicta, claros y bien delineados. No parece que tenga setenta años, ni que se haya jubilado, porque la ilusión, el entusiasmo y su forma de expresarse parecen de un joven que empieza sus estudios.

Hablamos de la teología como ciencia, de cómo la revelación llega a su culmen en Cristo, de cómo se debe entender la resurrección de la carne, de la reencarnación…, Y cómo no de ese Dios que se manifiesta en Cristo como Amor, en su máxima expresión.

Horas y horas estudiando y reflexionando hacen que el pensamiento de Torres Queiruga tenga credibilidad, aunque no se comparta enteramente, porque está trabajado, elaborado y tiene sangre, vitalidad. No es una teología meramente teórica o ideológica. El énfasis de teólogo de Andrés quedó plasmado en sus palabras al referirse a Dios como Misericordia y Amor en el máximo grado.

Al terminar la conversación saludamos al franciscano, el P. Isorna. Sus casi noventa años con la energía de siempre y con más achaques que nunca, debido a que las temperaturas han bajado y la humedad, hacen que los huesos le duelan y le impidan caminar con soltura. Pero una vez sentado enfrente de un pequeño vaso de leche caliente, el diálogo es ameno, jovial y educado. Porque, nos comenta ufano, el cuerpo pueda que no responda como antes, ni la memoria, pero el espíritu es siempre joven. Hablamos de sus colaboraciones en la prensa, de su artículo Paciencia y Alegría, cuyo título, sin habernos puesto de acuerdo, coincide con uno de las Buenas Noticias del P. Gumer, y de su biblioteca, que tiene más de diez mil volúmenes y que donó íntegramente de forma generosa.

 En el fondo dos almas parecidas que aman lo que hacen, que han aprendido de la vida y lo comparten, enseñando. Un buen lema para la vida: aprende, comparte, enseña.

Gumersindo Meiriño

Puedes leerlo en El Correo Gallego, haga clik en la siguiente flecha:  imagesCARKE0MB

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Pascua: La nueva vida que te espera

Pascua: La Nueva Vida que te espera

Se dice que el ser humano, nace, crece, se desarrolla y muere. O si quieren, de forma general, la persona nace, vive y muere.

Celebramos el día de Pascua. Lo que parecía tan evidente: nacer, crecer, morir, expresado en ese dicho tan popular, “nacemos para morir”, después de Cristo, cambia.

Cristo vino a enseñarnos el camino del ser humano pleno. Cristo es de todos  y para todos, porque es el modelo de persona.

Y con Él se rompe el círculo de nacer, vivir y morir para convertirse en nacer, vivir, morir y, lo más importante, resucitar a la vida nueva.

Este es el surco renovador, abierto por Cristo que culmina en una Nueva vida, resucitando. Si nos paramos en el dolor y lo absolutizamos no somos plenamente humanos, si no nos bajamos de la cruz y nos regocijamos en ella, la convertimos en una idolatría porque el dolor y la cruz solo son camino no meta.

La meta es la Nueva Vida de la Resurrección.

No tengas miedo a las circunstancias de la vida, sea cuales sean, sino que ama apasionadamente lo que tienes entre manos, como algo que te prepara a la verdadera meta, hazlo con ilusión, con entusiasmo así vas disfrutando de lo que tu espíritu anhela, el regreso a tu hogar: la nueva vida de la resurrección.

http://www.ivoox.com/pascua-tu-nueva-vida_md_236508_1.mp3″

www.deorienteaoccidente.com

!Existen los extraterrestres!

!Existen los extraterrestres!

Verano de 1961 Castel Gandolfo residencia de verano de los Papas. Juan XXIII estaba paseando con su secretario que relata en un semanario inglés  lo siguiente:

“El Papa y yo estábamos caminando a través del jardín, una noche del mes de julio de 1961, cuando observamos sobre nuestras cabezas una nave muy luminosa”. “Era de forma oval y tenía luces intermitentes, de un color azul y ámbar”. La nave pareció sobrevolar nuestras cabezas por unos minutos, para luego aterrizar sobre el césped, en el lado sur del jardín.

Un extraño ser salió de la nave: tenía forma humana, a excepción de que su cuerpo estaba rodeado de una luz dorada y tenía orejas más alargadas que las nuestras. Su Santidad y yo nos arrodillamos. No sabíamos lo que estábamos viendo, pero supimos que lo que fuese no era de este mundo; por lo tanto debía ser un acontecimiento celestial.

Rezamos y cuando levantamos nuestras cabezas, el ser todavía estaba allí. Esto nos comprobó que no era una visión lo que vimos. El Santo Padre se levantó y caminó hacia el ser, (corroboró el asistente).
Los dos estuvieron alrededor de 20 minutos uno frente al otro; se los veía gesticular como si hablaran, pero no se sentían sonidos de voces. Ellos no me llamaron, por lo que permanecí donde estaba y no pude oír nada de lo que hablaron.

Luego, el ser se dio la vuelta y caminó hacia su nave y enseguida se elevó. Su Santidad dio media vuelta hacia mí y me dijo:  !…LOS HIJOS DE DIOS ESTAN EN TODAS PARTES; AUNQUE ALGUNAS VECES TENEMOS DIFICULTADES EN RECONOCER A NUESTROS PROPIOS HERMANOS…!.

Hasta aquí el relato del asistente de Juan XXIII. No pretendemos creer una ideología o dogma en torno a los extraterrestres, cada uno que “piense” lo que quiera. Lo que procuramos es eso, que cada uno, “piense”.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

Un nuevo hombre: o místico o nada

Un nuevo ser humano: o místico o nada

Un nuevo ser humano, un nuevo cosmos. O místico o nada. Sería el comienzo de una persona nueva distinta.

Algunos científicos afirman que puede demostrar que se están dando un giro importante en los seres humanos, que nuestro cuerpo se está  transformando desde lo más profundo de lo material el ADN.

¿Cómo darse cuenta?

Los mismos científicos dan algunos síntomas: altas temperaturas, sudor, dolor en los huesos y articulaciones, como si fuera una gripe que no responde a antibióticos.  Migrañas, que no se alivian con calmantes.  Flujo nasal con estornudos que duran 24 horas repitiéndose y que no son producidos por un resfriado o por fiebre. Vértigos. Zumbido en los oídos. Palpitaciones del corazón. Sensación de vibración de todo el cuerpo. Espasmos musculares intensos – además de un dolor en el cuerpo. Pérdida de fuerza muscular. Dificultades ocasionales en la respiración, notar respiraciones más fuerte cuando se está en estado de relajación. ..

Puede parecer de ciencia ficción, pero les invito a que analicen la vida de algunos grandes místicos y se darán cuenta de que en el fondo tiene mucho sentido. Lo que nos están diciendo es que la humanidad va a un gran cambio a nivel espiritual. Que el nuevo ser humano será un místico y que eso supone también un cambio sustancial en su cuerpo.

¿Ciencia ficción?

Recuerdan a un tal Francisco de Asís, que sufrió una extraña enfermedad antes de su conversión en la que pasó  de ser un joven frívolo a un místico, o un tal Pío de Pieltracina, enfermo constante, durante largos años, de una dolencia que ningún médico acertaba a descubrir, y luego estuvo estigmatizado durante decenas de años; o una tal Teresa Newman que no comió alimento alguno y no perdió, a pesar de ello, ni un gramo de su peso normal….

La noticia da que pensar. ¿Estaremos ante una gran transformación evolutiva no solo del género humano sino de todo el Cosmos? ¿Podremos decir que estamos ante una Nueva Era del Universo y, por ende, ante el comienzo de un ser humano de la Nueva Era, en la que será o místico o desaparecerá?

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

¿Dos cuerpos con un mismo espíritu?

¿Dos cuerpos con un mismo espíritu?

En el libro de Tobías el arcángel Rafael se da a conocer como el joven que acompaña a Tobías a recuperar su herencia. Si un espíritu puro puede tomar un cuerpo de un joven, ¿podría cualquier joven tener en su cuerpo el espíritu del arcángel Rafael?

En el Evangelio Jesús discutió con los judíos sobre diversos temas teológicos. En una ocasión hablaron sobre Elías. Y Jesús les dijo que Elías había venido ya, dando a entender que era Juan Bautista. Si Elías que se fue en cuerpo y alma en un carro de fuego al cielo, volvió y tomó el cuerpo de un ser humano, ¿podría estar o haber estado entre nosotros el espíritu de Elías, el profeta?

El cura de Ars murió el año 1859. Un curita de pueblo al que le costaban los estudios y al que enviaron a una aldea perdida de la Francia del siglo XIX. Que lo único que hizo fue rezar, celebrar los sacramentos, de forma especial la Eucaristía y la Confesión. Las filas de penitentes fueron incontables en ese pequeño pueblo francés, hasta tal punto que revolucionó a todo el país. Y que fue famoso, entre otras cosas, porque el diablo le movía los muebles y le estorbaba con frecuencia.

El padre Pío nació 28 años después de que falleciera Juan María Vianney. Como él revolucionó a todo un país, Italia, e incluso a casi toda la iglesia católica, de la misma forma que el cura de Ars, él rezaba, celebraba misa y, sobre todo, confesaba. Como en el caso anterior al padre Pío el diablo no le dejaba en paz, se le aparecía con frecuencia. Y el pequeño pueblo donde vivía, llamado S. Giovanni Rotondo, en el sur de Italia (cuando le enviaron allí apenas unas decenas de señoras mayores pasaban por el monasterio de los capuchinos) es ahora un continuo flujo de visitantes y peregrinos. Un aspecto que separa mucho a ambos místicos, se da en el Padre Pío que durante varias decenas de años le aparecieron los estigmas en las manos, los pies y el costado. A los dos les ha quedado el cuerpo incorrupto.

A Ars, sur de Francia, llegan miles de peregrinos para honrarlo. A San Giovanni Rotondo llegan miles de devotos del padre capuchino. ¿Tuvieron estos cuerpos el mismo espíritu?

Y si Rafael arcángel tomó forma humana y si Elías regresó a la tierra en el cuerpo de Juan Bautista, ¿no será que el mismo espíritu que se encarnó en el cuerpo del cura de Ars, haya venido a terminar su obra y haya regresado al cuerpo del fraile capuchino?

Gumersindo Meiriño

http://www.deorienteaoccidente.com

Las religiones … en crisis

Las religiones … en crisis

Comentaba, el que escribe estas notas de Buenas Noticias, la importancia que tienen los valores espirituales sin los cuales el ser humano no encuentra el equilibrio necesario. En esto una persona muy mayor que pasaba por allí comentó:
“Sí, estoy de acuerdo”.

Y comenzó un relato que nadie le pidió pero que es muy ilustrativo.
“El otro día tuvimos una reunión de antiguos alumnos de la facultad de odontología. Eran las bodas de oro de nuestra salida de la Universidad, ¡cincuenta años de recibidos!.
En el grupo nos encontramos personas que hacía la misma cantidad de tiempo que no nos habíamos visto. Cuando usted nos hablaba de la importancia del espíritu me vino en seguida a la mente una de las asistentes. Cincuenta años atrás era una mujer linda, bella. Todos la admirábamos y hablábamos de ella por lo hermosa que era. Después de este tiempo la vi viejita y arruinadita. Gorda, triste, amargada. Con muy mala onda, siempre quejándose. Apenas se podía mover.
Y al mismo tiempo me vino a la memoria otra de las señoras del grupo. Cuando era jovencita no era muy linda. En realidad me costó recordarla casi la había perdido de mi registro mental. Cuando la ubiqué recordé que no era hermosa, más bien lo contrario, pero cincuenta años después estaba activa, ilusionada, con proyectos. Parecía una mujer viva e incluso, a pesar de la edad, su cuerpo se mantenía fresco y se movía de un lado al otro con agilidad.
Estoy de acuerdo con lo que dice el señor de que el espíritu es más importante que el cuerpo y que cuando somos jóvenes no lo tenemos en cuenta”.

mwathankfulheart

La periodista que estaba al lado me preguntó siguiendo la misma idea: “¿le parece que la religión está en crisis?”
Respondí que sí que la religión está en crisis. La institucional, la que se llenó de leyes, de ritos y ritualismos vacíos pero la espiritualidad, el misticismo no lo está, más bien lo contrario, crece cada día más porque el ser humano es espiritual y corporal, sobre todo, espiritual y eso “lo lleva en la sangre”, como se dice popularmente. De ahí que surjan movimientos espirituales continuamente. Nacen como respuesta al grito de tantas personas que buscan el sentido a su vida. Un sentido que no han podido darle las riquezas materiales, el placer, el poder, el tener…, ni tampoco las religiones llenas de leyes rancias.
La espiritualidad está de moda porque el ser humano la busca, pero “las religiones” … en crisis.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com