El primer Amor

El primer Amor

El otro día hablamos, en un taller de teología, sobre “el primer Amor”. Juan, el teólogo, cuenta en el libro del apocalipsis como Dios reprocha a la iglesia de Éfeso que se olvidó del primer Amor.

A propósito de este tema recibí un mensaje cariñoso e incitante de un amigo y asistente al taller que dice así: ― “Comenzaste con un título , luego hablaste del personaje Pablo de Tarso, del cual abriste un abanico de cualidades, datos, obras y hasta testimonios. En todo ese tiempo me pregunté ¿qué tiene que ver el primer amor? Es más jugaba con mi imaginación tratando de adivinar de quien se enamoró este cristiano”. primer.amor.meirino

Ahí está una de las cuestiones que se le plantean al ser humano de todos los tiempos, el significado y el valor de la palabra. En el mundo de hoy cuando nos referimos al primer amor nuestra mente vuela instantáneamente, como un resorte, al primer beso con la novia-o, al primer enamoramiento platónico, o cual fue la primera vez que me miró a los ojos tal persona o cuando se declaró mi novio…, parece que, en general, primer amor y primer enamoramiento van parejos.

Miremos el tema con un poco más de perspectiva. Desde el punto de vista de lo humano el primer amor es cuando somos engendrados. El cuerpo del hombre y la mujer se unen, en amor y desde el momento que se funden en un abrazo, espermatozoide y óvulo, empieza nuestro recorrido en el planeta tierra, al principio en el interior de nuestra madre. En principio nacemos de un acto de amor humano entre papá y mamá. Desde la perspectiva de nuestros sentidos, cuando nacemos, el primer amor tiene que ver con el pecho de nuestra madre.

Salimos a la luz y empezamos a gritar porque “nos enamoramos” del lugar del que sale nuestro alimento. Así pues, a nivel humano nuestros primeros amores, generalmente, son mamá y papá.

A nivel espiritual, el primer amor tiene raíces todavía más profundas. Lo relata de forma excepcional Jeremías que escuchó la voz de Dios que le decía, —“Antes de haberte formado en el vientre te conocí y antes de que nacieses te consagré”… Pablo de Tarso lo dice también, ―”Dios nos eligió antes de la creación del mundo”.

A este nivel el primer amor no es tan siquiera papá y mamá, sino, que es mucho más antiguo, porque “desde antes de la creación del mundo”, estamos en el corazón de Dios. Somos amados por Dios desde la Eternidad. ¡Ahí es nada!

Esta parece una teoría hermosa. Lo es. Pero mucho más atractiva cuando la llevas a la vida concreta porque transforma tu existencia. Estás en el planeta tierra porque Dios te amó primero, eres importante, tienes mucho que decir y hacer aquí. Ahora que, este mundo del bienestar mira casi todo con los ojos pequeños del materialismo, reconocer que has nacido al Amor, en el corazón de Dios, y que recorres el planeta tierra, bajo su mirada amorosa; es una revolución para el ser humano.

Si vives así, significa que todavía estás “enamorado-a”, estás disfrutando del primer Amor.

Gumersindo  Meiriño  Fernández

 

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Cuento de Navidad. Dr. Gumersindo Meiriño Fernández

Blog Oficial del Dr. Gumersindo Meiriño Fernández

navidad.cuento.meirinoCuento de Navidad

Era corpulento, gordito y autoritario. Se movía, a pesar de su peso, con cierta agilidad. Recién salía de celebrar Misa. Vestía camisa de clerygman que le identificaba como sacerdote de la iglesia católica. Atardecía. Las casas de los alrededores sonaban a Navidad. Árboles y casas adornadas con luces de colores que se apagaban y encendían. Del templo brotaba la melodía de un conocido villancico.

El cura se paró con un grupo de personas que cuchicheaban algo entre ellas. Una mujer de mediana edad le comentó, “¡qué lindas palabras las suyas, Padre! ¡Cuánta razón tiene! Ahora la navidad es una parafernalia, nadie se acuerda de Dios, todos piensan en comer, beber, fiesta, regalos…, ¡ya nadie se acuerda de Dios”!.

“Sí, —contestó, con su vozarrón el cura, gesticulando exageradamente— Mira con la cantidad de gente que se muere de hambre y todo el mundo gastando en luces…

Ver la entrada original 735 palabras más