“Ahora la que manda es mamá”

mama.gumersindo

“Ahora la que manda es mamá”

Josefa es una mujer de edad. Escucha el comentario de las travesuras de “Papalo”. “Papalo” es un niño de ocho años. Ya es la cuarta vez que viene con una nota de color rojo. Esto quiere decir que la mamá tiene que presentarse en el colegio, o, si no su hijo será expedientado y expulsado. La señora Josefa, escuchando todo lo que cuenta la mamá de su hijo, comenta: —“¡Pobres los padres de hoy!”.

Un chico joven, Ricardo, de unos veinte años le replica: —“¡Pobres los hijos de hoy con estos padres!”.

Mientras escuchaba el debate me vino a la mente la historia que esa misma mamá me había contado días atrás de “Papalo” que con sus ocho años ejercía de “jefe” de casa. La mamá está separada del papá y tiene dos hijos varones. Pero “Papalo” es el que siempre revoluciona o actúa de forma rebelde. Incluso a la hora de sentarse a comer su puesto es siempre en la cabecera de la mesa. El otro día la psicopedagoga le aconsejó que tenía que ponerse ella en la punta para hacer ver a sus hijos que la cabeza de la familia es mamá. Que la que pone los límites es ella, la que decide, la que va delante. Ese pequeño gesto le ayudaría a entender a “Papalo”, según la psicopedagoga, quién es la que dirige, quién es el capitán de ese barco llamado familia.

Parece ser que la mamá entendió el mensaje. A los pocos días comentaba a la psicopedagoga:

— “Amiga, ya me siento en la punta de la mesa. No fue fácil, pero luego de unos días de lucha intensa lo he conseguido. Al principio “Papalo” chilló, gritó, se enojó. Pero ya aceptó. Luego que aceptó decía con frecuencia a su hermano  y a sus amigos: “ahora la que manda es mamá”.

— “¡Pobres, hijos!, sigue hablando Ricardo. Hijos que piden y reclaman atención, los padres les dan niñeras y computadoras. Hijos que piden límites, los padres les dan juegos y dinero. Hijos que piden autoridad, los padres les dan gritos y reproches: “ya te compré estoy esto…,¿qué más quieres?”.

Los hijos re-quieren padres con autoridad, que no es lo mismo que autoritarios, que marquen el camino, que enseñen, que le dediquen tiempo, que les traten con firmeza y cariño a la vez. Padres que jueguen con ellos, que eduquen, que vayan al colegio a preguntar por sus notas, que les enseñen, que les exijan…

Dice la Biblia: — “Dios dio a los padres autoridad”.

“Papalo” se encuentra con su amigo “Beto”, de siete años: —““Beto”, ¿vienes a jugar a  mi casa?” El niño contesta: —“Ven mejor a la mía, está más ordenada, podemos jugar tranquilos”.

—“No, Beto, ahora ya podemos jugar en la mía, porque también en mi casa la que manda es mamá”.

Gumersindo Meiriño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: