Salmo 104 (103) Envía tu Aliento de vida y renúevanos

Blog Oficial del Dr. Gumersindo Meiriño Fernández

gumer.meirino.teologiaPrecioso  himno a la Creación y al Creador.

Envías tu aliento y los creas y renuevas la faz de la tierra.

El sol brilla porque el Aliento de Dios, el Espíritu Santo, sopla cada segundo en el centro de su corazón.

El Universo se mueve al ritmo del corazón de Dios, el Espíritu Santo que le da las coordenadas y el orden

Las estrellas brillan porque el Aliento de Dios las ha encendido con la Luz del Amor.

Envías tu aliento y los creas y renuevas la faz de la tierra.

Todo es Amor en el Universo. Todo. Aunque, a los seres humanos, a veces, nos parezca ver oscuridad, todo es Luz. Los puntos oscuros que, aparecen de vez en cuando, resaltan el maravilloso resplandor del Amor de Dios que da vida y aliento a toda la Creación.

Envías tu aliento y los creas y renuevas la faz de la…

Ver la entrada original 608 palabras más

Anuncios

La historia de un queso. El ser humano que busca afuera

flor.gumer.meirinoLa historia de un queso. El ser humano que busca afuera

Me cuentan una historia de pueblo simpática y, al mismo tiempo, elocuente. Resulta que un matrimonio se desplazaba con frecuencia de la ciudad a su pueblo y de paso compraban quesos. La señora, repetía con frecuencia a los vecinos que recorría los sesenta y cuatro kilómetros de la ciudad al pueblo con el propósito de llevarse unos quesos y pregonaba las excelencias de tal producto culinario. Cabe señalar que el vendedor le sacaba la etiqueta original de dónde procedía.

Un buen día el marido que salía de la tienda de la compra de los quesos se enzarzó en una acalorada discusión con un vecino del pueblo. En ella se subieron un poco los decibelios y se le ocurrió decir que “los de pueblo son más brutos y atrasados que los de la ciudad”. En ese momento, el vecino tocado en su orgullo, respondió: “los del pueblo seremos brutos y atrasados, pero los de la ciudad sois más tontos que nosotros. Mira que llevas haciendo kilómetros y perdiendo el tiempo comprando los quesos aquí, cuando tienes la fábrica y al vendedor oficial de los mismos en la ciudad, a cien metros de tu casa”.

Leyenda o verdad, lo que le pasó con los quesos a este buen hombre es lo que puede sucederle a cualquier ser humano, dado que cierto designio nos lleva a pensar que lo que tenemos entre manos es siempre peor o, al menos, no es de la misma calidad que lo que viene de lejos o hay que ir a buscarlo.

Me hizo recordar todo esto una publicidad de un auto en la que el acompañante del coche le dice al que maneja, “te has fijado en el auto del de al lado”.

Hablaba, el que les escribe, en una conferencia sobre la figura de Ignacio de Loyola. A la salida una de las oyentes comentó. “He hecho decenas de cursos sobre espiritualidad oriental y lo que usted nos dijo de este santo es muy parecido”.

La búsqueda de nuevos caminos es humana, saludable y aconsejable pero el que no sabe disfrutar lo que tiene al lado no lo hará de lo novedoso y lejano.

Y hoy va de ejemplos. Una joven me contaba que le había pedido a Dios que, por favor, le ayudara a romper el compromiso con el novio porque se estaba enamorando de otro. Al mes el novio le amenazó con abandonarla. Entonces ella vino llorando a consultarme desconsolada,  “¿y ahora qué hago Padre?, no quiero perder a mi novio”.

¿Qué haces? Te lo digo a ti y a mí al oído: disfruta de lo que tienes, dale gracias a Dios por todos los dones, mira, observa, escucha, saluda, sonríe, toma con entusiasmo todo lo que tienes entre manos. Cuando ames lo que tienes entre manos podrás descubrir la belleza de otros horizontes.

A nuestro lado crece el alimento que necesitamos para ser felices, en nuestro corazón, en nuestro interior brota la fuente de la sabiduría. Busca en lo más íntimo de tu ser, y no pierdas el tiempo yendo al pueblo vecino en busca de queso.

 

Gumersindo Meiriño

Para escuchar el artículo en audio haga clik en la flecha:

http://www.ivoox.com/historia-queso-el-ser-humano_md_2070032_1.mp3″

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

 

El misterio de los Salmos. Nuevo libro

Nuevo libro del Dr. Gumersindo Meiriño sobre el Misterio de los Salmos. ISBN: 978-987-1621-13-2

Blog Oficial del Dr. Gumersindo Meiriño Fernández

Título:  El misterio de los SalmosTapa.salmos

Autor: Gumersindo Meiriño

Materia: Espiritualidad

Fecha de publicación: 2013

ISBN: 978-987-1621-13-2

Todo empezó con una frase: “Padre, este salmo que me ha recomendado leer y meditar cambió mi vida. Gracias”. ¿Cuál es el misterio encerrado en estas canciones antiguas llamadas salmos?”.

***

Contaba Lucilo: “Mientras escuchaba los insultos, empecé a recitar la frase, “yo te amo, Señor, tu eres mi fortaleza”. Cuando mi amigo había descargado toda la ira le hablé con paz, no sé cómo le di una posible solución y terminó invitándome a almorzar porque me veía mal y quería echarme una mano.

Esa tarde le dije a Dios en mi oración: los salmos funcionan, ¿qué tienen escondido para ser tan eficaces?, ¿cuál es su misterio?”

Ver la entrada original

El sabio corrige

meirino.gumersindoEl  sabio corrige

Hace unos años trabajé en la Clínica Universitaria de Navarra con un sacerdote que tenía la costumbre de corregir constantemente a todo el mundo. Recuerdo el día que nos conocimos y que fuimos a tomar un café al apartamento de capellanía. Nuestra primera hora de contacto, al menos cuatro o cinco veces me indicó: —La azucarera ahí no. Mejor dejar aquí las tazas para la administración. Ese no es el lugar de la cafetera, se deja en el otro lado ….

Corregir es un arte que ayuda practican los sabios, la reciben los sabios y le sacan fruto los sabios.

  1. La practican los sabios porque para hacerlo hay que aprovechar el momento adecuado, las palabras justas y la forma conveniente. Si uno corrige enojado, con términos vulgares o con gritos no sirve. Mejor cállate y sigue tu camino.
  2. La reciben los sabios. La persona que es corregida tiene que saber escuchar, recibir y analizar lo que le llega de otra persona que le ofrece la posibilidad de mejorar. Esto solo lo hace un sabio, el necio contesta con “coces” de burro o justificando sus formas de actuar sean correctas o incorrectas. El sabio escucha y aprende.
  3. Le sacan fruto los sabios. Si intentas corregir a un necio este ni te escuchará ni le servirá de nada. Lo que pasa con este tipo de persona es lo siguiente: el que intenta corregir pierde el tiempo inútilmente, puede ganarse un enojo de la otra persona. El que la recibe no le servirá de nada, todo lo contrario, buscará motivos para reafirmarse en su equivocación, justificando lo injustificable.

Se puede resumir en una frase del libro de los Proverbios: “Corrige al cínico y recibirás insultos, reprende al malvado y recibirás desprecios. No reprendas al cínico que te odiará. Reprende al sabio y te amará. Háblale al sabio y ser hará más sabio; enseña al justo y aumentará su saber.”

¡Qué bien lo hacía Jesús! Dice en un momento el Evangelio que le cuestionaban los judíos que querían crucificarle y el mismo Pilato y él… “callaba”. No decía nada. Mientras que en otros momentos viendo las multitudes se sentaba y pasaba horas enseñando a aquella gente “sabia” que escuchaba atentamente sus palabras para aprender.

Es un buen momento para que tú y yo agradezcamos a todos los que nos han amado de verdad y han dedicado tiempo a corregirnos para ayudarnos.

Del que no corrige o lo hace con soberbia huye. Al que lo hace con amor, es un sabio y manifiesta su cariño en hechos concretos, abrázalo.

Gumersindo Meiriño

Puedes escuchar el programa Semanal de radio De Oriente a Occidente haciendo clik en esta flecha:

http://www.ivoox.com/programa-semanal-19-v-2013_md_2053574_1.mp3″

o también leer el artículo y escuchar el Programa Semanal en el siguiente enlace:

http://www.radiocataratas.com/noticia_21153.htm

También puedes escuchar este artículo en la voz del autor haciendo clik en esta flecha:

http://www.ivoox.com/sabio-corrige_md_2053556_1.mp3″

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

La misión de padre y madre (y II)

Imagen

La  misión  de  padre  y  madre (y  II)

La semana pasada reflexionábamos sobre aquello de que “el padre bueno” no es lo mismo que “el buen padre”, ni que “padre malo” es igual a “mal padre”, sino más bien todo lo contrario. Ahora vamos a dar un paso más adelante.

El ser humano es un ser espiritual que vive en un cuerpo. Cuando llega a este mundo viene con una misión. Cuando pasamos por ciertas edades lo entendemos bastante bien. Así el niño se siente un gran personaje y el adolescente se plantea sueños de grandeza de magnitud desconocida. En estas andaba mi cabeza cuando recibí la visita de una amiga psiquiatra que me presentó su nieto de corta edad. La pregunté: —“¿Quién eres tú?” El niño dio un salto, una pirueta en el aire y respondió, mostrándome su disfraz de spiderman: —“Soy el hombre araña”.

La dificultad se crea, para muchos, cuando crecen. Se acaban las misiones importantes, lo único que aspiran es a engrosar la cuenta corriente, cómo tener más poder o más prestigio….

Pues bien, aunque algunos, padres o madres, no se lo crean son “el hombre araña” para sus hijos. Tienen una misión especial que pasa por lo espiritual con ellos. A parte, de que los progenitores les dieron un cuerpo, unas costumbres, un idioma, una cultura, unos rasgos …., los pequeños vienen al mundo con espíritu. Ese pequeño cuerpo con espíritu que nace en la panza de la mamá fruto de la semilla del papá, les viene a ayudar a cumplir la misión espiritual que Dios les dio en este mundo.

El  “hombre araña”, en su primer película, repetía constantemente, “toda gran misión conlleva una gran responsabilidad”. La misión de los padres no es solo carnal, darle de comer, de beber. No solo alimentar su mente, llevarle al colegio y darle una educación. Es, también, ser directores espirituales. Ellos son los que enseñan a su hijo la dimensión espiritual y cómo desarrollarla. Una gran misión, ciertamente, en la que se verán superados con frecuencia, pero que saldrán airosos porque Dios les da las herramientas necesarias para llevarla a cabo. Esos medios, que enseñan a los bebés y a los propios padres porqué están y para qué en este planeta, son la relación con Dios y con los seres espirituales de luz que los acompañan desde el primer momento. Sin esto, la misión de padres está incompleta. Le falta el cimiento. Porque la base sobre la que se fundamenta el ser humano es su ser espiritual.

Luis me comenta: —“No entiendo a mi hijo, le di todo. Comodidad, una buena educación, unos buenos estudios, lo mejor: comida, vestido, …, todo, ¿por qué me pasa esto?”

—“Luis, amigo, lo que diste a tu hijo lo podría haber hecho un banquero o una persona rica que tuviese mucho dinero. Tu hijo solo necesitaba, un poco de eso que le diste, aderezado con mucho cariño y con una guía humana, intelectual, ejemplar y, sobre todo, espiritual. Al no tener eso, ahora no sabe por qué vive, ni para qué…, pero tanto tú como él, estáis a tiempo para descubrir que el ser humano es un ser espiritual cumpliendo una misión importante en el planeta tierra”.

Hermosa, grandiosa tu misión, y a la vez delicada: padre y madre.

Gumersindo Meiriño

Puedes escuchar el Programa Semanal de radio De Oriente a Occidente haciendo clik en esta flecha:

http://www.ivoox.com/programa-semanal-05-v-2013_md_2010311_1.mp3″

o también leer el artículo y escuchar el Programa Semanal en el siguiente enlace:

http://www.radiocataratas.com/noticia_21076.htm

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen: