Mensaje desde Santa Ana escrito en el Cielo

santa.ana.gumersindoMensaje desde Santa Ana escrito en el Cielo

El otro día, en concreto el siete de marzo del año corriente fuimos a visitar la Reducción Jesuita de Santa Ana, en la provincia de Misiones, Argentina. En todo el enorme recinto estábamos completamente solos, cuatro personas, los embajadores de la risa: los suizos Roland y Christina, María, mi esposa y el que les escribe.

Roland y yo estábamos en la escalinata del templo, María en la explanada, Christina detrás nuestro en medio de piedras y árboles, en la zona donde residían los jesuitas. De repente pasó algo mágico. Christina empezó a bailar entre las piedras, los árboles, lo verde de la Reducción, Roland al mismo tiempo empezó a dar un discurso a la humanidad. Su voz  resonaba con eco poderoso en toda la explanada jesuita.

Era un mensaje de fraternidad, de vuelta a la alegría, a la solidaridad siguiendo el ejemplo de los que habían vivido en aquellos lugares. La vida es motivo de alegría, de felicidad y de paz… “Estamos aquí para convertir el mundo en una fiesta de alegría, no hay que correr sino bailar, disfrutar la amistad, ¡disfrutar! porque somos luz, estamos aquí y ahora, podemos regocijarnos, Cantamos: “Di que sí, di que sí en toda situación, con toda tu ilusión que síiii”…. Sí a la vida, sí a la alegría, sí a la risa.

Fue un hermoso discurso. Mientras se iba produciendo este milagro espontáneo de canto a la vida intenté grabarlo con la cámara de fotos, pero, no sé porqué motivo, no funcionó. Luego sí puede grabar el de Cristina con la cabeza en el suelo y los pies hacia el cielo diciendo en voz que resonaba en todo el lugar: “vivimos el mundo al revés. …. Tienes tus raíces en el cielo…. Más allá de los límites encuentras todo…

La situación era cómica, las palabras nacidas de corazones alegres, positivos, fantásticos. Al principio pensé: “¡qué pena no haber grabado todo esto sería espectacular para mostrar a otras personas y que quedara constancia de estos momentos únicos!”.

Pero luego me di cuenta que quedó grabado no en una cámara, ni en un vídeo si no en el cielo. Así pasa con todo lo que hacemos, pensamos y decimos… queda grabado en el espacio en el cielo, en el éter …. Cuando Jesús dice en el evangelio que ni un solo cabello de tu cabeza cae en el suelo sin que tu Padre del cielo lo sepa, que todos tus cabellos están contados lo que quiere decir es esto: todo lo que pienses, digas o hagas está escrito en el aire, en el ambiente, en el oxígeno, en el corazón de Dios Padre y Madre…

Como cambiaría el mundo si todos sembráramos paz, alegría, optimismo en el aquí y ahora. Porque todo lo que hacemos, decimos o pensamos queda volando en el éter, como el mensaje de Santa Ana que quedó escrito en el Cielo.

Gumersindo Meiriño

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

2 comentarios

  1. Así fue, simplemente maravilloso!!

  2. Muy bien escrito, mi amigo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: