La voz de Manuela

La voz de Manuela

Querida Manuela: Quise escribirte esta carta cuando hace unos meses decidiste irte con Dios a alguna de sus mansiones. Aprovecho que empieza el mes de los difuntos, ahora que tienes todo el tiempo de la paz y la gloria de la otra Vida, para leerla.

La gente no entiende, no entiende nada, algunos al menos. Creen que porque tu cuerpo no reaccionara, porque llevaras más de una decena años en la cama, inconsciente sin hablar, eso sí, con un aspecto físico envidiable a pesar de tu edad, no merecía la pena visitarte. Desde la primera vez que fuimos a verte me di cuenta que te fascinaba recibir visitas, como lo hacías antes, porque fuiste siempre una mujer social y cariñosa. Bueno, es verdad, como toda madre, te agradaba de forma especial la de tu hijo, pero también las de tus amigos. Algunos no entienden, porque creen que somos solo cuerpo, materia. No se dan cuenta de que el ser humano es esencialmente espíritu, de que tenemos algo inmortal en nuestro interior que escucha, entiende, se comunica, a su forma claro, y, sobre todo, ama aunque el cuerpo no responda. No entienden, algunos al menos, que tu cuerpo era mortal pero que con tu espíritu seguías las andanzas de tus seres queridos y te alegraba “verlos”, “sentirlos”, “tocarlos”. Que, desde tu aparente inconsciencia, eras una luz, un fuego que amaba y se sentía amada.

Recuerdo perfectamente aquella vez que fui con tu hijo y con María a verte a la Residencia de Ancianos. Nos paramos delante de un cartel en el pasillo que conducía a tu habitación, tu casa por más de diez años. Tu hijo que estuvo a tu lado cada día durante esos años de desierto nos explicó. “Es una frase hermosa que las monjas colocaron aquí, ¡muy lindo!, ojalá puedan cumplir lo que dice y atender con cariño a los ancianos”.

Rodeada de flores pintadas a manos en una hoja blanca se leía: “Prefiero que compartas conmigo unos pocos minutos ahora que estoy vivo y no una noche entera cuando haya muerto. / Prefiero que estreches suavemente mi mano ahora que estoy vivo y no apoyes tu cuerpo sobre mí cuando muera. / Prefiero que hagas una sola llamada ahora que estoy vivo y no emprendas un viaje inesperado cuando yo muera. /Prefiero me regales ahora una sola flor a que me envíes un precioso ramo cuando yo muera.”

Querida Manuela, en muchas cosas hemos mejorado, pero en esto de tratar a los ancianos enfermos vamos a menos. Antes al anciano se le veneraba, se le cuidaba, se le mimaba, era lo más importante de la casa. Bueno tú no notaste nada extraño porque tu hijo estuvo siempre cerca, te mimó, te cuidó de forma semejante a como tú lo hiciste con tus dos hijos cuando eran bebés.

¿Sabes?, tan despistados estamos que nos olvidamos de que todos somos peregrinos, pasajeros por este planeta y que, al mismo tiempo, seguimos en contacto, a través del espíritu.

Tengo muchas cosas que decirte pero ya los charlaremos cuando nos veamos tranquilos en el “más allá”, total “mil años donde estás ahora, son un ayer que pasó”.

Estoy terminado de escribir estas letritas y siento tu voz cálida, tu sonrisa dulce, las mismas que me recibían cada vez que llamaba a la puerta de tu apartamento o cada vez que resonaba en el teléfono y contestabas, riéndote, con enorme cariño, “¡Eres el Meiriño!”; la misma voz de Manuela.

NB Con cariño, respeto y admiración a todos los enfermos de alzheimer y a sus familias que les acompañan con fe y amor.

Gumersindo Meiriño

Para escuchar el audio haga clik en la flecha:

http://www.ivoox.com/a-enfermos-a-que_md_1556902_1.mp3″

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: