Presentación del libro De las tinieblas a la LUZ

Para conocer más sobre los libros de Gumersindo Meiriño haga clik en este enlace:

https://lasopaconcuchara.wordpress.com/libros-escritos/

Para leer una selección de textos de los distintos libros del Dr. Gumersindo Meiriño haga clik en el siguiente enlace y elija los textos de los libros que quiera leer:

http://gumersindomeirinoblog.wordpress.com/category/ediciones/

Para ver más libros o para comprar haga clik en este enlace:

www.editorialdeorienteaoccidente.com 

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

 

Anuncios

El sol que disipa las nubes

El Sol que disipa las nubes

Sentirse querido es algo que alienta, fortalece, refresca el alma y la sana. Estoy mirando por la ventana de mi despacho y veo como las palmeras, los árboles y algunas rosas en su esplendor son agitados por el viento. Parecen contentos  a la espera de la tormenta porque van a refrescarse y alimentarse del agua copiosa que hace días no aparece oculta bajo un intenso sol de verano. En este contexto releo el testimonio de una persona que se sintió igual que la naturaleza en sequía y que una simple gota de agua en su espíritu hizo que rebrotase y comenzara a dar fruto de nuevo.

Así lo relató ella misma:

“Soy una joven de veintinueve años que pasó por momentos muy duros y que gracias a Dios regresó al mundo de la felicidad. Me casé hace varios años y tengo unos hijos estupendos y un esposo que es especial por todo lo que tuvo que padecer por mi causa. Me casé, feliz. Cuando empezaron a llegar los hijos mi peso aumentó varios kilos. Al encontrarme con mis amigas y conocidas todas me recordaron lo gordita que estaba quedando. Empecé a ir al gimnasio, a caminar … pero era peor porque me daba hambre y terminaba engordando todavía más. Entonces empecé a tomar comidas dietéticas, artificiales y productos para adelgazar. Cuanto más adelgazaba más gorda me veía. Empezaron mis visitas al psicólogo y luego al psiquiatra. Me dijeron que padecía anorexia. Me medicaron pero cada vez mi situación era peor. Hasta que un día me dejaron en un Centro Psiquiátrico con muchos medicamentos. Allí pasé un verdadero tormento. No sé cómo es el infierno pero si es como esos días que pasé ingresada en ese Centro no se lo recomiendo a nadie.

A veces entre nebulosas pensaba en mis hijos y lloraba, lloraba. No entendía nada y quería estar con ellos, con mi marido. La desesperación hacía que muchas veces pensara en la muerte. Entonces recordaba a mi familia y el dolor se hacía insoportable. Estaba perdida, desorientada, triste, desesperada, acorralada…, Padre ponga usted todos los calificativos que quiera y no serán exagerados. A parte de la medicación y la atención de los profesionales que supongo que ayudarían hubo algo que cambió mi vida. Una amiga me trajo una Biblia. Soy católica y suelo ir a Misa e incluso fui catequista en la parroquia. Me aferré a la Biblia. Pasaba horas leyendo. Hasta que un día leí el Salmo veintisiete y lloré de alegría y ahí empezó mi nueva vida. Al llegar al versículo diez, “Si mi padre y mi madre me abandonan, el Señor me recogerá”, mi corazón dio un vuelco, no estaba sola, me sentía acogida….

He regresado a mi hogar recuperada. Hace pocos días me han confirmado que estoy de vuelta embarazada y feliz. Reconozco que a veces vienen pequeñas nubes tormentosas a mi cabeza, pero llevo una vida normal.

Cuando aparecen esas nubes oscuras, como las llama usted, recuerdo que Dios me ama y que, aunque todos me abandonen, Dios me recogerá y entonces siento como el sol va disipando las nubes.

Gumersindo Meiriño

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Recomendaciones prácticas para el 2012

recomendaciones 2012

Recomendaciones prácticas para el 2012

El año 2012 es un año único, exclusivo, original, distinto, diferente, inigualable, excepcional, inimitable, característico, personalizado, propio, … y no sé cuántos epítetos más y me quedo corto. Como lo será el año 2013 (recuerden los que le gustan los números, el 13) y lo fue el 2010…

Les invito a ser felices con doce consejos prácticos para este año único e irrepetible. Uno por cada mes. Los primeros seis meses empiezan por NO,  los seis últimos empiezan por SÍ

1. En Enero NO TE ENOJES. Pase lo que pase, suceda lo que suceda con la crisis, con la meteorología, con tu equipo de fútbol o con tu última compra… durante este mes no te enfurezcas nunca con nadie ni por nada.

2. En febrero NO TENGAS MIEDO. Pase lo que pase, suceda lo que suceda aleja el miedo de tu vida, al menos, durante estos 29 días.

3. En Marzo NO GRITES. Pase lo que pase, suceda lo que suceda, respira hondo y cuenta hasta diez, haz una pequeña oración con la mente pero no grites por nada ni a nadie.

4. En Abril NO TRATES MAL a nadie, ni tan siquiera  a ti mismo. Trátate con cariño y recuerda aquello tan sabido y tan poco practicado, “ama al otro como a a ti mismo”.

5. En Mayo NO MIENTAS. No digas ni una sola mentira. Por lo menos en estos treinta y un días di siempre la verdad y no engañes a nadie, ni tan siquiera a ti mismo.

6. En Junio NO HABLES DEMASIADO. Estos treinta días son para la escucha. Presta atención a todo lo que te dicen a cómo te lo dicen y habla solo lo justo y necesario. Dice el refrán “en boca cerrada no entran moscas”.

7. En Julio SÍ BAILA, CANTA, GRITA DE JÚBILO. Este mes no dejes ni una sola mañana o una sola tarde de dar brincos de alegría por estar vivo. ¡ Canta, grita y da gracias a Dios!

8. En Agosto, SÍ HUYE, corre lejos y a gran velocidad del humo negro de los pesimistas, de la sombra del que odia, del que siembra discordia y de los chismosos.

9. En Septiembre, SI AGRADECE  a todos y por todo. Porque “es de bien nacidos ser agradecidos”.

10. En Octubre, SÍ SONRÍE, a todos y por todo. El que siembre sonrisas cosecha alegrías. Nunca harás daño a nadie con una sonrisa amable.

11. En Noviembre, SI ABRAZA, el abrazo es mágico, cura, protege, defiende. Abraza todos. Si no puedes con los brazos, abrázalos con tu mirada cariñosa, con tu palabra amable, con tu oración…, pero ABRAZA.

12. En Diciembre, SÍ SIEMBRA PAZ, por todas partes y en todos los corazones. Que nunca a tu alrededor haya ni una gota de discordia, de rencor, de pena…, solo PAZ, PAZ Y BIEN.

Gumersindo Meiriño.

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Tapar el agujero

Tapar el agujero

De adolescente me gustaban las sentencias y las frases cortas. Solía llevar un cuaderno donde las iba anotando y que luego me ayudaban a reflexionar. Aunque me he dado cuenta de que es algo común al ser humano. Por ello tienen tanto éxito los libros de sentencias. Esta semana me he encontrado con una que me ha hecho cavilar: “No hay pan que tape el agujero, el de la angustia existencial”.

No sé quién es el autor ni el significado profundo que intenta transmitir. En la vida de cada uno de las personas hay agujeros y siempre los habrá. Cada vez que pisamos tierra corremos el riesgo de pisar sobre uno de ellos o si, pisamos en lugares frágiles, incluso la posibilidad de uno mismo crear un agujero. Por ese motivo, queramos o no, pasamos un tiempo de nuestra vida tapando agujeros. Por ejemplo, si no hemos estudiado para un examen, no nos hemos preparado bien, luego tenemos que tapar ese agujero de la mala formación repasando lo estudiado. O, si hemos comido demasiado, luego intentamos repararlo con ayuno o con algún medicamento. Si hemos dicho una palabra hiriente a alguien o un gesto luego tenemos que pedir disculpas. Si tenemos hambre física con un trozo de pan tapamos el hambre pero… la angustia existencial…, ¿ese agujero se puede tapar?

La angustia existencial es ese sentimiento doloroso que nos embarga cuando no sabemos qué sentido tiene mi existencia y por qué vivimos, que llegados al extremo, incluso puede unirse a un sentimiento de no querer vivir más. ¿Se puede tapar ese agujero? Si se puede, ¿cómo?

El hambre no se sacia en un solo día. Hoy comes, mañana tienes hambre. Lo mismo pasa con la existencia. No se soluciona el problema existencial en un solo día, la persona va evolucionando. Así lo que aparece como un problema existencial a los pocos días de nacer, el no encontrar la teta materna, deja de serlo a los cinco años. Pero a esa edad que alguien te pise el camión rojo de plástico que te regalaron los Reyes Magos puede ser la causa de que parezca que se termina el mundo. A los quince años la negación del chico,a que te gusta parece llevarte a una angustia que no tiene solución. En la edad madura el fracaso en un negocio hace que te replantees el motivo de tu llegada a este mundo …, así va transcurriendo el tiempo. No existe ninguna posibilidad de llenar el hueco de la existencia porque, como el hambre, se va alimentando cada día. Por eso llegarás al final de tu vida, a la ancianidad pensando en eso llamado el sentido de la existencia, y, puede que te llegue algún tipo de hambre, de que haya algo que todavía no has logrado satisfacer. Todavía quedarán pequeños rincones de tu corazón con cierta angustia que necesitarán reparación. De ahí que algunos piensen que el ser humano es “un animal insatisfecho”.

Pues a lo que íbamos, no hay pan que tape el agujero de la angustia existencial, como tampoco hay pan que sacie el hambre para siempre, solo el pan de cada día.

Gumersindo Meiriño.

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Mi convento flotante

08 enero 2010

“MI CONVENTO FLOTANTE”

A lo largo de mi pequeña historia por este mundo me ha tocado, con frecuencia, encontrarme en el camino con personas mayores. Me refiero a personas con cierta edad pero con juventud. Entre ellas al P. Isorna, que ahora ronda los noventa años. En las siempre sabrosas conversaciones con el fraile franciscano, alegre y dicharachero, con buen humor, habla de lo que sabe: de la vida. Porque la ha, valga la redundancia, vivido, la ha saboreado. Y por eso permanece en lo que él llamó Mi convento flotante, con los ojos puestos en nuevos puertos. La otra semana nos contó su viaje a Cuba, antes de que subiera al poder Fidel Castro, del que dijo que había estrechado la mano en el patio del convento de los franciscanos de Santiago de Compostela cuando vino de visita oficial, como jefe de Estado a Galicia.
Cuando iba en el barco escribió unas notas para EL CORREO GALLEGO que se titulaban Mi convento flotante. “Y en Cuba me recibió la sra. Hortensia Martínez Amores”, cuenta el fraile, catedrática de Psicología de la Universidad de la Habana. “Hace mucho que no sé nada de ella. Recuerdo que me envió dos o tres cartas, pero luego triunfó Fidel Castro y dejaron de llegarme, pero no me extraña, porque en la última me escribió lo siguiente: Usted sabrá lo que es el infierno por teología, yo lo estoy viviendo”.
El P. José Isorna es un sabio que conoce la vida por experiencia. Y ahí está la diferencia entre un viejo y una persona mayor. El primero se queja constantemente de su edad y de que ya no sirve para nada. El otro ha saboreado la vida, la mira con perspectiva, sacó sabiduría de esas vivencias y sigue su camino, embarcado en nuevas mareas. Así como Isorna que permanece en su convento flotante, con sus proyectos, con sus Misas, con su cargo en el Arzobispado de Santiago de Compostela.

Fuente:

http://www.pastoralsantiago.org/2010/01/mi-convento-flotante.html

continúa el artículo en El Correo Gallego de esta forma:

Lágrimas tiempos pasados

Los viejos, por el contrario, se quedan en el puerto sin siquiera intentar zarpar, lamentándose, quejándose y llorando por algo que ya se fue. Unos flotan y navegan, se mueven, evolucionan. Los otros, hundidos por el pasado, son pesos muertos que van cada día más al fondo de las aguas. Tenía razón Hortensia, no es lo mismo hablar del infierno en teoría que vivirlo. Algunos pasan por la vida conociéndola de oídas, por lecturas o palabras de otros y cuando se meten en el mar naufragan y se ahogan. Los demás navegan por las horas que Dios les ha regalado de puerto en puerto, de puesta de sol en puesta de sol, de horizonte en horizonte, tostándose y enriqueciéndose. Se mueven, están vivos.

Ahora que recién estrenas año, te invito a que dejes el puerto de la pereza y la seguridad y subas al mar de la vida y escribas desde la experiencia, un diario, como el de Isorna, que se titule Mi Convento flotante.

Fuente:

http://www.elcorreogallego.es/santiago/ecg/convento-flotante/idEdicion-2010-01-08/idNoticia-503634/

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Feliz Año. ¡En guardia!

¡En guardia!

Se viene un nuevo año y más allá de profecías, sueños, ilusiones, proyectos, miedos, esperanzas …, más allá de toda cábala y reflexión lo que se nos presenta es una nueva oportunidad de vivir con intensidad el poco tiempo que nos queda en este planeta tierra.

Cuando era niño leí la famosa novela “Los tres mosqueteros”  y miré, en la tele en blanco y negro de aquel entonces, alguna de las versiones de cine. Cuando Dartagnan o alguno de los mosqueteros iban a batirse en duelo y sacar la espada para luchar decían: ¡En guardia!

Un nuevo año, decía para vivir con intensidad y en actitud de vigilancia. Estos días que te quedan por delante son para estar atentos aprovechando las ocasiones que se te presentan cada día. No te duermas en el pasado ni avances volando con la mente al descubierto hacia un futuro que no sabes si llegara. No te distraigas en cosas secundarias y fatuas.  No te duermas,  vive el hoy, despierto, con los ojos bien abiertos, atento, vigilante,  para aprovechar cada momento y atrapar cada una de las oportunidades.

Quizás te entretengas mirando en los medios de comunicación social las profecías para este nuevo periodo de tu existencia. Quizás te lamentes de las situaciones que pueden venir para los próximos trescientos sesenta y cinco días que tienes por delante. Quizás sueñes que los próximos doce meses serán los más felices y anheles que lleguen pronto. Quizás…., de nada te servirán todos estos pensamientos si no estás en guardia, sabiendo que estás de paso, que pisas tierra desconocida por un periodo de tiempo limitado y que regresarás, en breve, al lugar de donde viniste.

Cada fin de año es un pequeño despertador que te avisa. ¿Qué has hecho hasta ahora? ¿Cómo vas en tu peregrinar por este mundo? Es un Stop, un Alto en el Camino. Y ,¿ahora?, ¿por dónde sigo?, ¿cuál es la ruta por la que debo continuar mi marcha?

Un joven amigo se comunica desde el extranjero y me comenta: “Padre, estoy perdido, desorientado. Me hacen trabajar demasiado. Estamos en las fiestas de Navidad y no está mi familia, no están mis amigos…” Le digo a mi querido y joven amigo. ¡Despierta! Tu hogar es donde estás, tu país es el que pisas ahora, tu familia son los que tienes a tu lado en este instante ¡Vive la Vida, ahora!

Como los mosqueteros no olvides abrir los ojos a este nuevo año y cada día al saltar de la cama di con fuerza. ¡En guardia! Vigilante, Atento, Despierto …

HOY  es el gran día aprovéchalo, disfrútalo, ámalo.

A los que colaboran en el Grupo De Oriente a Occidente, a los amigos, a los auspiciantes, a todos los oyentes, a los que participan en las distintas actividades y a todas las personas de Buena Voluntad. Feliz y próspero Año Nuevo

Escuche el mensaje en audio haciendo clik en la flecha: 

http://www.ivoox.com/saludo-ano-nuevo_md_970453_1.mp3″

o mírelo en vídeo:

Gumersindo Meiriño.

***

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen: