¡Ay!, ¡Jerusalén, Jerusalén!

¡Ay! ¡Jerusalén, Jerusalén!

Jerusalén, la ciudad santa. Te visito acompañado de mi esposa, de Javier y Encarna. Conversamos del aprovechamiento turístico de la ciudad, de los grupos organizados que encontramos de nacionalidades dispares. Hoy eres totalmente nueva y distinta a la de hace ocho mil o la que recibió a Jesús hace dos mil años. Pero más allá de lo que ven mis ojos, oyen mis oídos, de lo que respiro, huelo o siento, soy consciente de que piso la misma tierra que Abraham, Isaac, Josué, José, que el rey David, Saúl, Salomón, Cristo, Mahoma, Pedro, Pablo.

Jerusalén recorremos tus calles como flotando en el aire, más allá de todo lo aparente. Para que no lo olvide la historia conservas los restos del Templo de Jerusalén el más sagrado lugar judío, a escasos metros de la roca donde Abraham quiso ofrecer en sacrificio a su hijo Isaac. Y muy cerca, el templo que se construyó sobre el calvario y la tumba de la que resucitó Jesús. Lugares sagrados y santos rodeados de policías, de armas, de vigilancia. Así somos los humanos empeñados en ocultar los grandes espacios sagrados que embellecieron la tierra con armas y guerras.

“¡Oh Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!” Vienen a mi memoria estas duras palabras de Jesús pisando las frías y  no menos duras piedras de tus calles.

Jerusalén, ciudad a la que los judíos se encaminaban todos los años a celebrar la Pascua como agradecimiento por la liberación de la esclavitud de Egipto. A la que vuelven sus oraciones cientos de miles de musulmanes de todo el mundo porque desde aquí, el profeta Mahoma viajó al cielo llevado por el arcángel Gabriel. A la que los cristianos aman por aquí Cristo fue condenado injustamente ajusticiado y al tercer día resucitó.

Jerusalén, ciudad que anhelas la Paz, que la anuncias, la proclamas, la añoras, la destruyes, la restauras… Ciudad que te alegras cuando tienes el don anhelado, pero que luego dejas escapar y lloras desconsolada, la que saltas de alegría delante del arca de la alianza y construyes grandes templos y pocos años después los destruyes y haces añicos.

Jerusalén, en definitiva, no es más que tu corazón, la ciudad que vive en lo más íntimo de ti mismo. Ayer te he visto cantando, alegre, eufórico, con una copa de vino tocando tus labios. Hoy te miro desconsolado, con cara demacrada, con la cabeza entre las manos apenas puedes pronunciar palabra y dices con voz cansina y llorosa, “¿por qué me pasa esto a mí?”.

Jerusalén, el lugar más sagrado de tu conciencia donde lucha el bien y el mal, la paz y la guerra. Donde un oído atento escucha esos deseos irrenunciables de todo corazón humano: “Te deseo la Paz, que vivan seguros los que te aman, que haya paz y seguridad dentro de tus muros, de tus palacios, en realidad, paz y seguridad en los muros y palacios de tu corazón”.

¿Cuándo cumplirás tus anhelos? ¡Ay!, ¡Jerusalén, Jerusalén!

Para escuchar el audio haga clik en la flecha: http://www.ivoox.com/ay-jerualen-jerusalen_md_539420_1.mp3″

Gumersindo Meiriño

.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: