¡Año Nuevo, lo que tú decidas!


¡Año Nuevo, lo que tú decidas!

El año nuevo trae cosas nuevas. Dice la sabiduría popular, “Año nuevo, vida nueva”.  Y, al mismo tiempo lo de siempre, balance d, revisión de vida, el planteamiento de existencial, la misma pareja, el mismo jefe, la misma casa…

Cuando era adolescente me convocaron a un retiro espiritual para despedir el año. Rodeado de las vides marchitas que se esconden en el invierno con la esperanza de renacer en primavera y dar fruto en el otoño, Alejandro nos dirigió una meditación cuya idea central era cómo despedir el año como cristianos. Nos recordó aquello que le gustaba a Escrivá y que repetía constantemente en sus escritos y charlas: “Año Nuevo, lucha nueva”. Y es lo único que recuerdo porque además era la idea que cada año nos decían en el Seminario cuando se acercaba la mítica fecha del treinta y uno de diciembre y que me parece fantástica para recrear en la mente ahora que el primer decenio del nuevo milenio se ha ido.

“Año nuevo, lucha nueva”. En realidad, por mucho que los medios de comunicación social se empeñen, el día uno de enero será muy similar o igual al veinte de diciembre y al dieciocho de enero de dos mil once. “No hay nada nuevo bajo el sol”, dice el refrán popular. Al que le dolía la muela, le seguirá molestando, seguirá el mismo jefe, la misma cama, la misma familia, el mismo sol, la misma luna, el mismo vecino…., pocas cosas cambiarán, o quizás muchas, pero eso depende de ti.

Lo de afuera no cambiará en gran medida, pero lo que realmente importa, lo que llevas en tu corazón si puede ser transformado. ¡Sí puedes cambiar tu forma de vida! Puedes sonreír cada mañana a tu vecino y saludarlo, salir de tu casa con alegría y entusiasmo, trabajar con ilusión y optimismo. Regresar a tu hogar con una mirada de cariño, apagar la televisión y conversar con tus hijos, ayudarle a terminar las tareas de la escuela, salir de paseo con ellos, dialogar con tu pareja, llamar por teléfono a tus papás, a aquel amigo enfermo que hace tiempo que no ves, …

Hace unos años visité la casa de un enfermo de edad avanzada que vivía en la soledad. Estaba sucia, abandonada, las paredes descoloridas, el olor a humedad y cerrado era intenso. Más tarde la casa fue vendida. Los nuevos dueños me pidieron que la bendijera. Era la misma pero parecía otra, las paredes pintadas, cada cosa en su sitio, flores y plantas naturales, olor a perfume y a limpio, iluminada, acogedora.

Para este año nuevo NO esperes que te cambien de casa, de ciudad, de familia, de trabajo, de jefe, de profesor, de pareja… Durante este año NO te no te emborraches, NO te drogues, NO grites, NO odies, NO te vengues, NO sufras, NO busques milagros, NO tires el tiempo inútilmente, NO maldigas …

Este el Año que que tienes en tus manos, que está delante de ti,  haz propósito concreto de darle una nueva pintura, de airearlo, de llenarlo de ilusión, entusiasmo, alegría, honradez, bendícelo… Este año será lo que tú decidas. Feliz 2011.

Gumersindo Meiriño

Para escuchar el mensaje de Año Nuevo haga clik en este enlace:

http://www.ivoox.com/2011-lo-tu-decidas-audios-mp3_rf_473015_1.html

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: