El Espíritu Santo está de moda

El Espíritu Santo está de moda

El Espíritu Santo y la Nueva Era

Nos movemos en un mundo que corre a velocidades vertiginosas. Todavía recuerdo la llegada del primer teléfono móvil como la gran novedad, cuando ahora lo tiene hasta la persona más pobre. Todavía en mi retina salen de vez en cuando imágenes de personas de la India con dificultad para comer a diario pero, eso sí, con el teléfono móvil pegado a la oreja.

En alguna medida, lo mismo pasa en la Religión y la Espiritualidad. Ahora “lo que se lleva” son las espiritualidades orientales y la New Age, o Nueva Era.  Y las instituciones tradicionales tiran dardos contra estas nuevas espiritualidades de moda, como si fueran a robarles adeptos o clientes.

Se equivocan, estas instituciones, lanzando esos dardos envenenados, porque las nuevas espiritualidades son buenas y  muy buenas,  por dos motivos fundamentales. El primero porque nacen como respuesta a los interrogantes que se plantea la persona en la actualidad. Y en segundo lugar, porque sacuden la inercia y la pereza de las religiones anquilosadas en el pasado y en el adoctrinamiento de siglos sin renovación.

El Espíritu Santo es Paloma que vuela Libre. Las nuevas espiritualidades y la llamada Nueva Era, son vientos del Espíritu Santo que  hacen volar pesos viejos del pasado que  imposibilitan mirar la realidad actual. Porque ya saben, aunque algunos lo hayan olvidado, que el Espíritu Santo sopla, no donde le mandan, sino donde El quiere.

Gumersindo Meiriño

Anuncios