La mariposa (para padres exigentes)

La mariposa

Una madre me cuenta la historia de su hija. En realidad, no sabe qué le pasa a la niña. No crece lo suficiente. Está siempre resfriada. En el colegio no le entienden. Apenas tiene amigas. Está pensando en darle aceite de carpincho, o en darle unas vitaminas de no sé qué. No le deja salir porque se puede enfriar o porque las pocas amigas no le tratan bien… No recuerdo la cantidad de dificultades. El mundo entero estaba tramando algo contra la hija. Toda la conversación me hizo recordar la historia de aquel hombre y su mariposa:

Un hombre encontró un capullo de una mariposa y se llevó a casa para poder ver la mariposa cuando saliera del capullo…

Un día vio que había un pequeño orificio y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por abrirlo más grande y poder salir.

El hombre observó que la mariposa forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía que se había atascado.

Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del agujero para hacerlo más grande. Así fue, por fin, la mariposa pudo salir del capullo. Sin embargo, al salir tenía un cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas. El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba y podría salir volando con sus alas.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podría arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas. Nunca pudo llegar a volar.

Lo que el hombre en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo y la lucha requerida por la mariposa, para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar.

La libertad y el volar solamente podían llegar luego de la lucha. Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privada su salud.

Las luchas son lo que necesitamos en la vida. Si la naturaleza nos permitiese progresar por nuestras vidas sin obstáculos, nos convertiría en inválidos. No podríamos crecer y ser tan fuertes.

¡Cuánta verdad hay en esto! !Cuánta veces hemos querido tomar el camino corto para salir de dificultades, tomando esas tijeras y recortando el esfuerzo para poder ser libres!.

Para ser un buen atleta, un buen futbolista hay que entrenar muchas horas. Para ser un buen médico, un buen abogado… hay que superar cinco, seis años de estudios. Para poder volar, tener personalidad y ser buena persona se necesitan años de lucha y paciencia contra las asechanzas de cada día

¿Por qué siempre queremos superar las barreras por abajo, en tiempo record, en lugar de saltarlas; y si puede ser que nos ayuden los demás? ¿Por qué no tendremos más paciencia ante los obstáculos que la vida nos regala? ¿Por qué no luchar por superar con coraje y valentía los retos de cada momento?

Querida mamá deja que mi mariposita consiga sus alas, y…volará.

Del libro Buenas Noticias del Padre Gumer, pp. 121-122

Gumersindo Meiriño
.

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Enamorarse de lo sencillo

Enamorarse de lo sencillo

“Un padre económicamente acomodado, queriendo que su hijo supiera lo que es ser pobre, lo llevó para que pasar un par de días en el monte con su familia campesina. Pasaron tres días y dos noches en su vivienda del campo.

En el auto, retornado a la ciudad, el padre le preguntó:

-¿Qué te pareció la experiencia?

-“Buena”, contestó el hijo con la mirada puesta en la distancia.

-“¿Y qué aprendiste?”, insistió el padre.

Respondió el hijo con aspecto serio:

-“Que nosotros tenemos un perro, ellos tienen cuatro.

Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín, y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina, donde hay peces y otras bellezas.

Que nosotros importamos linternas de Oriente para alumbrar nuestro jardín, mientras que ellos se alumbran con la luna y las estrellas.

Nuestro patio llega hasta la cerca, y el de ellos llega hasta el horizonte.

Que nosotros compramos nuestra comida; ellos siembran y cosechan lo que van a comer.

Nosotros oímos CD`s. Ellos escuchan una perpetua sinfonía de jilgueros, gorriones, benteveos, loros, ranas, grillos y otros animalitos. Todo esto a veces dormido por la melodía de un vecino que trabaja en su monte.

Nosotros cocinamos en estufa eléctrica. Ellos, todo lo que comen tiene ese glorioso sabor del fogón de leña.

Para protegernos, nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas. Ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos.

Nosotros vivimos conectados al celular, a la computadora, al televisor, ellos, en cambio, están conectados a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a sus siembras, a su familia.

El padre quedó impactado por la profundidad del discurso de su hijo… y entonces llegó la frase final

” ¡Gracias, papá, por haberme enseñado lo pobre que somos!”.

Cada día estamos más pobres de espíritu y de apreciación por la naturaleza, que son las grandes obras de nuestro Creador.

Nos preocupamos por TENER, Y TENER MÁS en vez de preocuparnos por SER…SER MÁS.

Valora todas las pequeñas cosas un poco más; lo más bello de la vida es gratis, por ejemplo, una sonrisa no te cuesta nada.

Por eso qué importancia tiene el saber disfrutar de las cosas pequeñas de cada día; de las riquezas que la propia naturaleza nos regala en cada instante.

Como decía Bosmans

“¡Hoy es el día de ser feliz! No tienes ningún otro día para vivir plenamente y estar alegre y contento… ¡viva! he vuelto a enamorarme de las cosas sencillas. ¡Tómate tiempo para ser feliz! ¿Ayer? ¿Mañana? Hoy mismo, ¡estupendo!”. Abre los ojos a la belleza de la vida, descubre el sol de cada mañana:

Para el que ve todo negro el sol se pone… ¡por la mañana! Una sonrisa te embellece, ¡cómo te afea el ceño fruncido, de tantas cosas que tienes!

¡Enamórate de las cosas sencillas de cada día!

Gumersindo Meiriño

Del libro Buenas Noticias del Padre Gumer, pp. 125-126

Gracias por su visita

Para ir a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:


Barça-Bilbao o la incongruencia

Aficionados vascos

Barça-Bilbao o la incongruencia

El Barça es ahora mismo el mejor club de fútbol del mundo, dicen los entendidos. No vamos a entrar en “honduras” futbolísticas porque hay miles, sino millones de avezados periodistas y comentaristas que lo hacen a cada minuto. Lo que nos interesa  a nosotros es tomar la sopa con cuchara y aquí parace que nos quieren dar el caldo con cuchillo y palillo chino.

Nos explicamos.

Barça y Bilbao representan a Catalunya y al País Vasco. Ambos dicen que no son España, que quieren la independencia, que no quieren la bandera de España, la queman, que no quieren un rey que sea garante de la unidad nacional, entonces ….,
Entonces, ¿por qué estos dos equipos juegan la final de la Copa del Rey o de la Copa de España? ¿Por qué se presentan con pancartas diciendo que no son españoles cuando lo que están jugando es la Copa del Rey de España? Esto se llama incongruencia.

Y esto nos puede pasar a nivel personal, pregonar con la boca grandes hazañas y muchos discursos que luego en la vida práctica no hacemos ni de lejos. Esto se llama incongruencia

En fin, nosotros desde aquí seguimos erre que erre, que…  la sopa… con cuchara.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com