La crisis según “un tal” Einstein

albert-einsteinLa crisis según, “un tal” Einstein

Un poco más abajo, en otro artículo de “la sopa con cuchara”, hay un comentario personal del autor de este blog sobre la crisis.  Recientemente me han enviado una respuesta de alguien que, aunque no opina  igual, me parece que dice cosas que pueden despertar las mentes adormecidas. El autor se llama Einstein, y dice:

No pretendamos que las cosas cambien, si nostros hacemos siempre lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad viene después de la angustia, como la noche precede al amanecer. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontar las salidas y las soluciones. sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde mejor aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es promover el  conformismo. En vez de esto, trabajemos duro.

Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

En fin, no vienen mal las palabras de alguien reconocido en tiempos de crisis.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

Anuncios

La nueva peste del siglo XXI

La nueva peste

La nueva peste

La nueva peste del siglo XXI

Primero fue el dengue en Argentina. Ahora el virus del ganado porcino en México y Estados Unidos que se extiende por el mundo. En ambas situaciones, las del dengue como las del nuevo virus, se han dado algunas decenas de fallecimientos. Los medios de comunicación nos bombardean, sí esa es la palabra, con una ingente marea de noticias sobre las nuevas epidemias del siglo XXI.

Ahora bien, pregunto: ¿Saben uds cuántos miles de personas mueren de malaria al día? ¿Cuántos miles de neumonía porque no conocen lo que es la penicilina? ¿Cuántos miles de hambre? ¿Cuántos miles por no tener agua potable? No sabemos porque los medios no acuden a esos lugares, porque sucede básicamente en un lugar del mundo llamado África y porque en Occidente nos miramos el ombligo y lo rascamos solo cuando nos pica.

Esta es la nueva peste del siglo XXI, que es la de todos los siglos, el egoísmo, la avaricia … y la sopa con cuchara.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

No llegues tarde

No llegues tarde

Raúl Alfonsín
Raúl Alfonsín

Unos paisanos me invitaron a almorzar al Bar Lalín, cercano al Congreso de los Diputados, regentado por oriundos de ese pueblo gallego. Allí había una foto de Alfonsín comiendo, allí me enteré que el ex−presidente argentino, era de ascendencia gallega, no de España, sino de Galicia, como yo. Y que tenía la costumbre de degustar en ese lugar las comidas de la tierra de sus ascendientes.
Desde entonces, invariablemente, como no tengo mucha idea de política Argentina ,si tenía que intervenir decía: “¿Saben cuál fue el mejor presidente argentino?” Se me quedaban mirando: “Pues …Raúl Alfonsín….”, y entonces me acosaban diciendo todos los desastres que pasaron en esa ápoca. Yo concluía de todas formas: “Bueno, a pesar de todo, fue el mejor porque su ascendencia es gallega” y sonreía. Creo que ni una sola vez, excluyendo a los miembros de su partido, me hablaron alguna cualidad positiva de Alfonsín.
Bueno, pues, veo de pasada los diarios de la Argentina lo que dicen y todos son elogios y maravillas del ex−presidente argentino.
Pero claro, tuvimos que esperar a que muriese para darnos cuenta de todo lo grande que fue. ¿Será necesario morirse para que hablen bien de nosotros? Y …, ¿no será mejor que nos digamos los piropos en vida, que miremos lo positivo de los demás, antes de que llegue la muerte?
No esperes al funeral de las personas cercanas para decirle cosas agradables, porque será demasiado tarde, como los piropos a Alfonsín y… la sopa con cuchara.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com