En los detalles está la diferencia

Padre Juan José Fernández

Padre Juan José Fernández

En los detalles está la diferencia

(En recuerdo del padre Juan José Fernández (P. Taché))

Los hombres de Dios tienen algo especial que hace que destaquen sobre los que son hombres del mundo. Ese “algo” especial es la naturalidad, la sencillez, los detalles.

La última vez que estuvimos con el P. Juan José (Taché) nos recibió en su lugar de trabajo habitual. Era un domingo a la mañana. Pero a él no le importó atendernos y dedicarnos su tiempo. Por el camino nos habíamos encontrado con cientos de turistas y peregrinos que corrían hacia la Plaza de San Pedro para poder entrar en la Basílica o participar a las doce del mediodía en el Angelus con el Papa. Desde las nueve de la mañana compartimos unas horas de trabajo y grabaciones. En un momento nos invitó a un café para tomar un respiro. En una sala discreta había una maquinita de esas que se ponen monedas y te dan café. En ese momento se dio cuenta de que no tenía monedas para pagarlo. Porque no hace falta tener llenos los bolsillos de dinero, como parecen pensar los hombres del mundo, para ser grande.

Un pequeño detalle de la sencillez de los hombres de Dios.

Después de almorzar nos mostró las obras que se hacían en la casa de los jesuitas, para la elección del General de la obra de San Ignacio, unos metros más arriba en otro piso estaba su habitación. Todo estaba impecablemente ordenado y limpio. El ajuar era un poco antiguo. Un pequeño armario, una cama con una mesilla de luz, una mesa de escritorio muy simple en el que descansaba su notebook, era todo.

Un pequeño detalle de la sencillez de los hombres de Dios.

Ese mismo día nos habló de sus proyectos, de sus ilusiones, de sus programas de radio. Durante meses desarrolló en su programación un espacio que se titulaba “Seguimos tus huellas”. Las ideas generales nos dijo que no eran suyas sino de una persona por la que sentía admiración. Cuando leímos y escuchamos sus reflexiones vimos que algunas de ellas se asentaban en las de Oliver pero había muchas, que eran personales fruto de su estudio, de su reflexión. Como si fuera otro Juan Bautista, siempre quiso destacar que las ideas eran de Oliver. Además con entusiasmo trabajó en la edición de las obras de este pensador y fue uno de los miembros más activos de la fundación que lleva su nombre.

Un pequeño detalle de la sencillez de los hombres de Dios.

Y así, de la misma forma, como dicen los que le atendieron, se fue, como una velita que se apaga. Con una palabra en la boca, la misma que pronunció su Maestro Jesús, “a tus manos encomiendo mi espíritu”, dejó de respirar en el Hospital del Sagrado Corazón de Valladolid.

En los detalles está la diferencia.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

Anuncios

Desde lo Alto


Padre Juan José Fernández sj
Padre Juan José Fernández sj

A nuestro querido P. Juan José Fernández sj

Desde lo Alto

(Dedicado al P. Taché)

Las águilas vuelan por el cielo. Las miro y viene a mi memoria el recuerdo del P. Juan José (Taché para los amigos). Lo memorizo desde Argentina pero lo veo arriba, muy arriba, en lo más Alto, en el Cielo.
En la visita que le hicimos en Roma nos invitó a un café en la terraza del edificio de la radio en la que trabajaba. Casi al mismo nivel que la imagen del Arcángel Miguel que corona el famoso castillo que lleva su nombre.
Después de almorzar desde la terraza de su casa observamos la Roma histórica. Intentamos descubrir las siete columnas sobre las que se fundó la ciudad. Nos confesó que era el mejor lugar para ver la ciudad y en el que se encontraba más a gusto. Luego cortó un ramo de uvas de una parra y se lo ofreció a mi esposa María.
El 7 de febrero, el P. Taché, escaló junto a los seres de Luz que viven con Dios.
Nos había prometido una visita a Argentina, para descansar, y lo cumplirá, porque ahora desde la Luz podrá viajar más rápido y acompañarnos, (se ve que le gustaban las altas cumbres), desde lo Alto.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com