Caramelo o la Solidaridad

El caramelo

Recién me cuentan la historia que me ha dejado perplejo. Se dice que un misionero europeo en África recibió por las fiestas de Navidad un paquete de caramelos de los que a él más le gustaban. Era Navidad, pensó en la pobreza de los niños con los que trabajaba y pensó que les  haría muchísima ilusión así que decidió  repartirlos entre ellos.

En la hora del recreo sacó la bolsa con los dulces y la situó debajo de un árbol lejano al patio donde los niños jugaban bulliciosos y entretenidos. Les llamó y les comentó lo siguiente: “En el árbol  hay una bolsa de caramelos el que llegue primero se los puede quedar y llevar a su casa”.

Se quedó mudó cuando vio que todos los niños se cogían de las manos y corrían juntos para llegar al mismo tiempo al árbol.

Hasta aquí lo que me cuentan de los niños de África. Ahora solo queda que cada uno de nosotros hagamos el experimento del caramelo con cualquier grupo de niños o niñas de nuestras escuelas a ver cómo reaccionan.

Gumersindo Meiriño

www.deorienteaoccidente.com

Anuncios