Eutanasia o vida

La eutanasia o la vida

Como dijo el profeta Amós: “No soy profeta ni hijo de profeta sino criador de sicómoros”,  pero hace tiempo que sé que la eutanasia es una ley que se va a implantar, sí o sí, en la mayoría de los países. Es cuestión de lógica, “nomás” porque lo han decidido los que mandan.

La mayoría de la gente, de los que vivimos en este mundo, cada vez meten en su cabeza mayor cantidad de información; pero desarrollan, cada vez menos, la capacidad de pensar por sí mismo, prefiere que otros piensen por ellos.

Así, los que piensan por los demás, han decidido que la eutanasia es algo maravilloso. Y vienen, desde años atrás, con una inmensa campaña, favoreciendo la muerte de todo aquel que ellos determinen que no es rentable para la sociedad.

Ahora en Bélgica, uno de los países que ya tienen aprobada la ley de la eutanasia quieren que se pueda aplicar a las personas menores de edad.

A las personas de hoy en día, les deberían obligar a mirar cada mes una vez la película de Kapra: ¡Qué bello es vivir! Entrañable film de alguien que se quería matar voluntariamente, pero no encontró nadie que le ayudase, y cuando salió del bache de la crisis, se dio cuenta de que la vida es bella. Y de paso, pediría a los “monstruos” de Hollywod que le coloreen porque es una “peli” en blanco y negro.

Como decía Benigni, el director de la “La vida es bella”, otra de las grandes, ésta en color, “estamos poéticamente condenados a amar la vida, porque la vida es bella”.

Sí, señores de la “muerte dulce”, se saldrán con la suya, impondrán las leyes, pero a nosotros siempre nos quedarán Kapra y Benigni y no podrán impedir que tomemos la sopa con cuchara.

Gumersindo Meiriño